Registrarse

SAVALnet PY

http://www.savalnet.com.py/cienciaymedicina/destacados/hepatitis-b-y-c-propulsoras-del-parkinson.html
18 Abril 2017

Neurología

Hepatitis B y C: propulsoras del párkinson

Haber sufrido uno de los dos tipos de infección se relaciona con tasas más elevadas del trastorno neurodegenerativo.

La enfermedad de Parkinson (EP) es un trastorno neurodegenerativo común caracterizado por alteraciones motoras y síntomas no motrices acompañado de una pérdida de neuronas dopaminérgicas en la sustancia negra y de una presencia de la patología del cuerpo de Lewy. Su etiología es compleja y se han identificado factores de riesgo que incluyen el avance de la edad, el sexo masculino, toxinas ambientales y trauma de cabeza.

Julia Pakpoor y colaboradores de la Universidad de Oxford estudiaron las asociaciones entre la hepatitis viral y la enfermedad de Parkinson (EP). Para esto, realizaron un estudio de cohorte retrospectivo que se llevó a cabo analizando la información de mortalidad y las estadísticas desde 1999 a 2011. Las cohortes de individuos con hepatitis B y C, las formas autoinmune y crónica activa de la enfermedad y quienes tenían infección por VIH, fueron comparadas con una cohorte de referencia para establecer las tasas subsecuentes de EP.

La razón de tasa estandarizada (R) de la EP después de la hepatitis B fue de 1,76 (IC del 95%: 1,28 - 2,37) (p, 0,001), basado en 44 personas observadas y comparadas con 25 casos esperados. La incidencia de la EP después de la hepatitis C fue de 1,51 (IC del 95%: 1,18 - 1,9) (p, 0,001), basado en 48,5 casos esperados y 73 casos observados. Finalmente, no hubo una asociación significativa entre hepatitis autoinmune, la forma crónica activa o VIH y un posterior desarrollo de párkinson.

En suma, el estudio presenta evidencia fuerte en favor de una elevación de las tasas de párkinson tras sufrir hepatitis B y C. Estos hallazgos pueden ser explicados por factores relacionados a la infección viral, sin embargo los mecanismos vinculados a las consecuencias de la infección aún deben ser dilucidados. Por lo tanto, se requieren más investigaciones para confirmar esta asociación y para averiguar las vías fisiopatológicas para avanzar en la comprensión etiológica del trastorno.

Fuente bibliográfica

DOI: http://dx.doi.org/10.1016/j.ccell.2017.02.018


Ciencia y Medicina

Destacado Agenda de Eventos

18th International congress on infectious diseases

01 Marzo 2018

Para la Sociedad Argentina de Infectología es un privilegio poder realizar este evento anual junto con la prestigiosa entidad internacion...

Destacado Artículos Destacados

Lumbalgia: directrices clínicas sobre tratamientos no invasivos

22 Diciembre 2017

El American College of Physicians (ACP) ofrece una pauta clínica para presentar la evidencia y ofrecer recomendaciones clínicas sobre man...

Hipertensión es prevalente en supervivientes a un cáncer infantil

13 Diciembre 2017

El riesgo de hipertensión tras superar una neoplasia en la infancia aumenta con la edad , siendo del 13% a los 30, del 37% a los 40 y sup...

Destacado Progresos Médicos

Mecanismos de resistencia del cáncer de mama

25 Diciembre 2017

El cáncer metastásico ocurre en el 30% de las mujeres que reciben un diagnóstico de algún tipo de cáncer de mama, aunque algunos de estos...

Un pegamento biológico para sellar heridas

18 Diciembre 2017

La adhesión a superficies húmedas y dinámicas, incluyendo tejidos biológicos, es importante en muchos campos, pero ha demostrado ser extr...