SAVALnet PY

https://www.savalnet.com.py/mundo-medico/reportajes/prometedora-inoculacion-contra-los-glioblastomas.html
15 Abril 2019

Prometedora inoculación contra los glioblastomas

Se caracterizan por su agresividad, rápido crecimiento y complejo pronóstico. Sin embargo, estos tumores cerebrales podrían ceder terreno frente a la arremetida de una vacuna autóloga primera en su clase. 

En medio del creciente movimiento “antivacunas” que se extiende por varios puntos del planeta, y cuyos fundamentos han sido sólidamente rebatidos por la ciencia, ha salido a escena otro inesperado protagonista. 

Si bien no está directamente relacionado con la disputa anterior, en la cual básicamente ambos bandos se enfrentan por los supuestos daños o beneficios que las vacunas provocan en el sistema inmunitario de los niños, sí existe un denominador común: la inoculación.

Sobre la primera controversia, los argumentos pro vacuna son numerosos. Quienes apoyan esta postura sacan una amplia ventaja, en virtud de numerosos estudios científicos que respaldan su posición. Uno de ellos se publicó en la Revista de la Asociación Médica Estadounidense, JAMA, (doi:10.1001/jama.2018.0708), el cual concluye de forma tajante que “los niños que reciben múltiples vacunas a una edad temprana no tienen más probabilidades de enfermarse en comparación con los niños que no están vacunados. La teoría de sobrecargar el sistema inmune de un bebé es altamente improbable”.

El nuevo protagonista de esta historia surge en el ámbito oncológico. Se trata de una vacuna para el tratamiento del cáncer cerebral, particularmente de los glioblastomas, tumores muy agresivos, de rápido crecimiento y diagnosticados en su gran mayoría en adultos entre los 45 y 70 años de edad. También pueden aparecer en la médula espinal y el tronco encefálico, y su sintomatología es variable, pasando por dolores de cabeza persistentes, visión borrosa o doble, vómitos, pérdida de apetito, cambios de personalidad, irritabilidad, dificultades del habla e incontinencia urinaria. Anualmente, se presentan dos o tres casos por cada cien mil personas.

Miembros de la Asociación Americana de Neurocirujanos aseguran que el manejo de estos tumores es complejo, porque son extremadamente resistentes a las terapias convencionales. “Pese a que no suelen propagarse más allá del sistema nervioso central, lidiar con ellos no es nada fácil, ya que pueden tener efectos neurotóxicos en los tejidos cercanos. Su localización, en el encéfalo, y la limitada capacidad de esta estructura para tampoco ayudan”.

Sin embargo, durante la última reunión de la Asociación Americana contra el Cáncer, llevada a cabo en Atlanta (Estados Unidos), se hizo un anuncio que podría mover por completo este tablero y poner una nueva ficha en el juego.

Investigadores del Hospital Universitario Thomas Jefferson de Filadelfia (Estados Unidos) presentaron los resultados de ensayos clínicos, realizados con el apoyo de una empresa dedicada a la biotecnología: una nueva vacuna, que evitaría el crecimiento del tumor en su fase temprana y que ralentiza la recurrencia, aumentando la supervivencia de los pacientes.

En un comunicado, explican que fueron capaces de desarrollar una vacuna a partir de las mismas células del paciente, obtenidas tras la extirpación quirúrgica del tumor cerebral. Para el desarrollo de esta formulación autóloga, las células tumorales fueron tratadas con un oligodeoxinucleótido antisentido, molécula que, entre otras funciones, estimula la actividad del sistema inmunitario y bloquea la expresión de un receptor clave para el crecimiento tumoral y la metástasis. Finalmente, las células se implantaron subcutáneamente en el abdomen de los afectados, exhibiendo una muy buena tolerancia.

Los científicos manifestaron que, entre septiembre de 2015 y marzo de 2018, 33 individuos diagnosticados con la enfermedad se sometieron a este nuevo procedimiento, recibiendo la vacuna denominada IGV-001. Al comparar los resultados de eficacia con los obtenidos de sujetos que recibieron radioterapia, observaron una mejor respuesta en los vacunados. Por ejemplo, el crecimiento del tumor se contuvo hasta por más de diez meses en las personas inoculadas con la mayor dosis vacunal, a diferencia de los casi siete alcanzados con el tratamiento estándar (controles). Asimismo, la supervivencia pasó de los 14,6 meses del grupo de control a los 22 en los inmunizados.

“La respuesta en algunos casos resulta muy prometedora”, sostuvo el neurocirujano David Andrews, del Instituto de Neurociencia Vickie & Jack Farber. Los investigadores creen que la vacuna podría ser más eficaz en aquellos que presenten un sistema inmunitario menos deteriorado, como consecuencia, por ejemplo, de haber pasado previamente por otro tipo de terapias.

Estas dudas podrían comenzar a dilucidarse este mismo año, ya que se proyecta iniciar cuanto antes la fase II de los ensayos, con un grupo más amplio de personas.

Por Óscar Ferrari Gutiérrez

Mundo Médico

Destacado Agenda de Eventos

XVII Congreso de la Sociedad Latinoamericana de Hipertensión Arterial

30 Octubre 2019

En paralelo a este encuentro se realizará el VI Congreso de la Sociedad Centroamericana de HTA y Prevención Cardiovascular (SCCH) y el...

Destacado Galería Multimedia

Jornada internacional de medicina familiar

04 Septiembre 2019

En Carmelitas Center se realizó la undécima versión de este encuentro científico, organizado por la Sociedad Paraguaya de Medicina Fa...

Puesta al día en infectología

30 Agosto 2019

Los doctores Pamela López y Alfredo Arriola expusieron en la 4ª reunión científica de 2019 de la Sociedad Paraguaya de Infectología....