SAVALnet PY

https://www.savalnet.com.py/mundo-medico/entrevistas/tenemos-que-acercarnos-mas-al-paciente-para-generar-mayores-cambios.html
15 Octubre 2018

Dra. Lidia Soto Guerrero:

“Tenemos que acercarnos más al paciente para generar mayores cambios”

Para la cardióloga dominicana la educación en salud del enfermo y su familia facilita la participación en su propio cuidado. Para eso es necesario que los médicos sepan evaluar las necesidades del paciente para establecer una comunicación clara y comprometida.

Dedicada por más de 20 años a trabajar en factores de riesgo cardiovasculares, con especial interés en sobrepeso y obesidad, la doctora Lidia Soto Guerrero se ha transformado en una referente de la medicina en República Dominicana. 

Su gusto por la medicina se inició a muy temprana edad. “Tengo la influencia de mi papá, pero también de mi mamá que era bioanalista. Además, tres de mis abuelos y dos tías eran farmacéuticos, hay una carga importante ahí”. 

De pequeña visitaba la farmacia de su abuela -que perteneció a la primera promoción de mujeres graduadas de farmacia en la Universidad de Santo Domingo- donde preparaba polvitos en el mortero. “Era algo que disfrutaba y me encantaba”.

“Mi padre era un gran académico de la cardiología. Yo lo veía corregir exámenes en casa y le pedía que me dejara leer algunas preguntas. Siempre me llamó la atención la respuesta de los estudiantes sobre lo que era la insuficiencia cardiaca. Cuando hablaban de la incapacidad del corazón de llevar oxígeno a todos los tejidos, yo trataba de imaginarme tal cosa. Encontraba que era un mundo fascinante. La curiosidad me llevó a dedicarme a la cardiología”.

Ha trabajado como encargada de la Clínica de Hipertensión en el Instituto de Cardiología de Santo Domingo en República Dominicana y, diariamente, lidera junto al psiquiatra Héctor Guerrero Heredia y al ginecólogo Mario Lama “La receta médica”, un espacio radial saludable dedicado a discutir temas e interactuar con los radioescuchas. 

“La interacción diaria con los oyentes es tremendamente gratificante. Aportas con un granito a la educación de la sociedad en temas tan importantes como las enfermedades crónicas. Tenemos grandes problemas con la prevalencia de las enfermedades cardiovasculares (ECV) en el mundo. Por eso creo que cualquier manera de acercarnos a nuestros pacientes para generar conciencia es un paso en el camino de la prevención”.

La hipertensión arterial es uno de los principales factores de riesgo para eventos cardiovasculares y la primera causa de muerte en Paraguay. El 46 por ciento de la población adulta es hipertensa, cifra que se concentra en mujeres y hombres entre los 30 y 60 años de edad, siendo su mayor pico de afectación sobre los 55. En promedio, cinco de cada diez personas tienen presión alta.

- Doctora, ¿a qué se debe la alta incidencia y prevalencia de la hipertensión en el mundo?

Principalmente, al estilo de vida que llevamos. La presión arterial se encuentra directamente influenciada por los factores ambientales, es decir, por cómo comemos, nos movemos, si fumamos, cuánto bebemos o cómo nos enfrentamos frente al estrés diario. Este proceso hemodinámico responde a estímulos constantes que van generando distintos peaks. Se considera que entre 130-140 de sistólica ya se está dando muestra de que una persona puede llegar a ser hipertensa y que entre 85-90 de diastólica debemos tener cuidado con ellos, dependiendo mucho de la edad. Los hombres tienen mayor predisposición a sufrir de HA. En el caso de las mujeres, cuando son jóvenes tienen hormonas protectoras, pero cuando van llegando a la menopausia el riesgo es igual al de los hombres, porque te convierte en susceptible a ser hipertensa.

- ¿La forma en qué hacemos frente al diario vivir ha influido también?

Claro que sí. Cuando yo era niña, si quería cambiar el canal de la televisión, tenía que pararme de la silla donde estaba sentada para dar vuelta a la perilla del aparato. Ahora prendes y apagas la televisión, las luces o el aire acondicionado desde un mismo lugar que suele ser una cama o sofá reclinable y lo único que entra en movimiento son los dedos pulgares de las manos. No es más que eso. En estos tiempos caminamos menos y andamos más en carro; usamos mucha sal; los jóvenes comienzan a más temprana edad a consumir alcohol y cigarrillo. Entonces el medioambiente y el estrés están favoreciendo la aparición de enfermedad cardiovascular, por lo que si no cambiamos vamos por muy mal camino.

- ¿Cuál es la prevalencia de la HA en el mundo?

Si te hago un promedio sería como de un 30 por ciento. Nada más en Estados Unidos se traduce en 90 millones de personas. Hagamos un pequeño ejercicio. Alrededor de nosotros hay ocho personas, de ellas dos -como mínimo- son hipertensas y quizás dos más también y no lo saben. Es decir, tenemos a dos personas que están tomando medicamentos para controlar su hipertensión, espero que así sea, porque ese es otro problema: existen muchos hipertensos que no saben que lo son; otros que lo son y no se tratan; y también los que se tratan, pero no están controlados. Esta enfermedad es una carga de salud tremenda para los estados, porque la HA es una condición crónica que puede llevar a enfermedad cardiovascular (ECV), otra condición crónica costosísima y, en algunos casos, invalidante. 

- ¿Por qué es peligrosa la hipertensión arterial?

Cuanto más alta es la tensión arterial, mayor es el riesgo de daño al corazón y a los vasos sanguíneos de órganos principales como cerebro y riñones. También puede provocar deficiencia renal, ceguera y deterioro cognitivo. Esta condición es la causa prevenible más importante de ECV y accidente cerebrovascular (ACV) del mundo. De ahí la importancia de su control. 

- Sin duda se debe hacer mucho en cuanto a prevención, a su juicio, ¿cuáles son los conceptos o criterios que, a la fecha, son todavía ciertos y cuáles han dejado de tener el peso que tenían hasta hace algunos años?

El que todos los adultos deberían medirse la prensión arterial periódicamente es una de las máximas; el abandonar el consumo de tabaco, adoptar una dieta saludable, hacer ejercicio y evitar el uso nocivo del alcohol también. Otro tema que no ha cambiado es el de la reducción de la ingesta de sal. En algunos países, como Chile, existe una “Ley salero” que restringe el uso de saleros en restaurantes, casinos de escuelas y empresas, y regula el consumo de sodio fijando los valores máximos permitidos en los alimentos elaborados y puestos a la venta. Es un ejemplo de una normativa que tiene como objetivo disminuir el impacto de las enfermedades cardiovasculares y la hipertensión, pero para eso las sociedades tienen que internalizar que la sal no es buena para la salud. 

 - ¿Cómo podemos prevenir o hacer frente a este enemigo que, generalmente, es silencioso?

Si las personas decidieran cambiar los factores de riesgo modificables vinculados a los hábitos de vida -como tabaquismo, sedentarismo, alimentación inadecuada, hipertensión arterial, colesterol alto, alcoholismo, diabetes- podríamos vencer los tres que no lo son -edad, sexo y antecedentes familiares- y disminuir la carga que estas condiciones tienen en la salud cardiovascular de las personas. La HA nos lleva en un continium a enfermedades cardiovasculares, cuando digo cardiovasculares pueden ser arritmias, insuficiencia cardiaca, accidentes cerebrovasculares o cualquier otro tipo de enfermedad renovascular. Entonces vale la pena trabajar algo que sí puedes prevenir. Y si no se hace prevención a tiempo y la persona ya es hipertensa debe controlarse, ahí estamos haciendo prevención secundaria. Siempre la prevención se puede hacer. Si podemos hacer pequeñas cosas para prevenirla y que no cuestan dinero, empecemos a hacerlo.

- Se sabe que es muy importante la prevención desde temprana edad, ¿es ahí donde se deben apuntar los esfuerzos sanitarios?

Definitivamente. Un niño saludable, será un adulto saludable. Es ahí donde debemos apuntar y somos nosotros los médicos los que tenemos que poner el énfasis. Le exigimos mucho a las escuelas, pero el ejemplo también debe venir de casa. Los padres, en ese sentido, deben proporcionar alimentos saludables y practicar algún tipo de ejercicio y no digo mil horas de gimnasio, sino cosas simples como montar en bicicleta o patines, brincar la cuerda, caminar, subir las escaleras o trotar. Entre los tres y siete años se moldean los hábitos que tendrá ese futuro adulto, entonces es muy importante que los pequeños tengan la oferta de comida saludable, de ejercicio y de buenos hábitos en sentido general.

- ¿Por qué la internacionalización del mensaje de la prevención ha costado que permanezca en la población?

Los seres humanos necesitamos que nos estén reforzando los conceptos para poder asimilarlos. Por eso es que nosotros los médicos tenemos que poner más empeño en educarlos, en hablarles sobre la condición que tienen, en explicarles que aunque sea una enfermedad crónica es totalmente controlable y que vigilarla tiene beneficios, ventajas y ganancias. No podemos cansarnos de educar y de ocupar todas las herramientas disponibles para que nuestros pacientes se cuiden. Los médicos debemos importarnos más por nuestros pacientes. A veces nos dedicamos más a la academia y a aprender todos los días algo nuevo, pero lo que falta es acercarnos más a las personas. Fortalezcamos la relación médico-paciente. Estoy segura que eso va a generar el cambio que necesitamos.

Por Carolina Faraldo Portus

Temas Relacionados

Mundo Médico

Destacado Agenda de Eventos

XXVIII Congreso interamericano de cardiología

09 Junio 2021

En este congreso hemos apostado todo y está representado por cada consejo de las especialidades cardiovasculares en diferentes mesas cie...

Destacado Galería Multimedia

Congreso interamericano de prevención cardiovascular

20 Noviembre 2020

El encuentro virtual organizado por las Sociedades Interamericana de Cardiología (SIAC) y Ecuatoriana de Cardiología Núcleo Pichincha ...

III Curso de cirugía endoscópica

22 Septiembre 2020

El Departamento de Cirugía Endoscópica de la Sociedad de Cirujanos está organizando su tercer curso internacional de la especialidad, ...