SAVALnet PY

https://www.savalnet.com.py/mundo-medico/entrevistas/el-insomnio-es-una-de-las-consecuencias-de-la-pandemia.html
28 Septiembre 2020

Dra. Evelyn Benavides Simon:

"El insomnio es una de las consecuencias de la pandemia"

Dormir las horas necesarias y un sueño reparador son escenciales para una buena calidad de vida. Sin embargo, esta contingencia, rodeada de incertidumbres, ha provocado cambios en los hábitos de descanso.

Interrupción de rutinas, menor posibilidad de hacer actividad física, falta de vida social y problemas económicos, son solo algunos de los efectos que ha traído el confinamiento debido a la pandemia por SARS-CoV-2.

La incertidumbre de cómo evolucionará este escenario y de qué manera puede afectar el bienestar de las personas, también ha tenido repercusiones en la calidad del sueño de la población.

“Tanto el insomnio como otros trastornos del sueño siempre han sido una complicación para mucha gente, más del 60% de los adultos podemos llegar a sufrirlo en algún momento. Pero todo lo que ha implicado la pandemia ha producido, aumentado o agravado los problemas para dormir”, explica en esta entrevista la doctora Evelyn Benavides, neuróloga del Programa de Medicina del Sueño y coordinadora del Laboratorio de Electroencefalografía y Polisomnografía de Clínica Universidad de Los Andes (Chile).

- Doctora, ¿cuál es la descripción clínica del insomnio?

Se trata de un trastorno que consiste en la dificultad para conciliar y mantener el sueño. Si este se prolonga por más de un mes, más de tres veces por semana, se denomina insomnio crónico. También existe el de carácter primario, que no posee causa subyacente; y el comórbido o secundario, que se identifica mediante la historia clínica del paciente, pues se puede asociar a apneas del sueño, roncopatías y movimientos en las extremidades del cuerpo. Esto puede afectar de manera importante a la energía del individuo, su estado de ánimo, salud, desempeño laboral y calidad de vida.

- Tomando en consideración la pandemia. ¿Cómo ha afectado en el dormir de la población?

Efectivamente ha contribuido a un mayor insomnio. Esto se produce, principalmente, por factores como el estrés, disminución de la interacción social, incertidumbre y alteración en la higiene del sueño asociada a la automedicación de hipnóticos. Todo aquello ha influido. Sin embargo, esto no se ha visto necesariamente reflejado en un aumento de las consultas, principalmente debido a las dificultades en los traslados y miedo al contagio en los centros de salud, pero no significa que no esté ocurriendo. 

El problema radica en que durante las horas de sueño se realizan funciones vitales básicas para el organismo, indispensables para el buen funcionamiento físico y mental. Además, existe aumento en el riesgo de desarrollar patología cardiovascular y padecer enfermedades metabólicas como diabetes y resistencia a la insulina.

- Respecto a la automedicación, ¿cuáles son sus riesgos?

Hacerlo conlleva múltiples peligros, principalmente debido a ciertos efectos secundarios de algunos hipnóticos, entre ellos la somnolencia diurna, deseo de comer nocturno y sensación de confusión previo al inicio del sueño. También existen otros potencialmente graves, como el aumento del riesgo de sufrir apnea del sueño, la interacción con otros fármacos y riesgo de caídas en la noche en los adultos mayores. Los medicamentos para dormir son, en general, seguros si se usan en dosis apropiadas por periodos breves bajo supervisión médica.

- La telemedicina es una alternativa para evitar la automedicación y mantener la atención médica…

Claro. Es una herramienta bastante útil para la consulta de medicina del sueño. Es posible obtener la historia clínica completa, siendo solo necesaria la presencia del paciente en caso de requerir examen físico. Lo ideal es que las personas estén con su compañero de cama en el tiempo de la consulta, ya que hay detalles que solo ellos ven, como pausas respiratorias, movimientos y sonambulismo, entre otros. Se debe tener conocimiento de los medicamentos que se han y están consumiendo, así como exámenes que se hayan realizado y datos clínicos previos.

- A largo plazo, ¿cómo afecta un mal descanso?

La mala calidad de sueño se relaciona con aumento del riesgo cardiovascular, es decir mayor probabilidad de sufrir infartos al corazón o cerebro, de hipertensión, además de alteraciones del metabolismo y sobrepeso. También, empeora síntomas de la esfera de los trastornos del ánimo, provocando dificultad en la concentración e irritabilidad.

- Sumado al tratamiento farmacológico, también está la alternativa de la terapia cognitiva conductual...

Este abordaje se relaciona con intervenciones psicológicas, con el fin de cambiar hábitos de sueño que sean desadaptativos, y que ayudan a reducir la sobrexcitación autonómica, modificando las conductas que pueden prolongar y perpetuar el insomnio. Esta estrategia terapéutica tiene beneficios que son seguros y duraderos. Otra de sus ventajas es que los medicamentos que se utilizan no provocan efectos secundarios, es decir, no hay rebote del insomnio tras su interrupción, efectos metabólicos o excesiva sedación residual. A mediano plazo, entre tres y ocho semanas, o más, el tratamiento conductual alcanza igual eficacia que el tratamiento exclusivamente farmacológico. Pero, a largo plazo (más de seis a 24 meses), la intervención conductual es superior al uso de hipnoinductores.

La terapia conductual es en sí, es la estrategia de elección en el insomnio crónico y es una herramienta terapéutica de gran utilidad para el de tipo secundario, que se genera debido a causas médicas o psiquiátricas.

- Considerando la relevancia que han tomado los dispositivos tecnológicos. ¿Cómo interfiere para una buena higiene del sueño?

Las pantallas deberían ser apagadas al menos una hora antes de la fijada para dormir. El cerebro mide la luz de las pantallas como la luz del sol, lo cual estimula hormonas asociadas con actividades diurnas, dificultando la conciliación del sueño 

- Consejos que puedan ayudar a conseguir un mejor descanso...

Existe un decálogo del sueño que promueve ciertas acciones para poder conseguir un mejor dormir. Entre ellas, ir solo a la cama cuando se tenga sueño y evitar usarla para comer, ver televisión o leer. Se debe procurar dormir en un ambiente oscuro y silencioso. Levantarse a diario a la misma hora y evitar las siestas. No consumir alimentos estimulantes ni automedicarse. Si va a realizar ejercicio, dejar una ventana de tres horas sin actividad antes de ir a domir. Levantarse de la cama si no se concilia el sueño por unos 15 o 20 minutos. Y, por último, evitar comidas abundantes.

Por María Ignacia Meyerholz L. 

Mundo Médico

Destacado Agenda de Eventos

Secretos del IOL Master

23 Septiembre 2020

La biometría IOL Master es un examen que mide el largo axial del globo ocular a través de una señal láser de interferometría de cohe...

Destacado Galería Multimedia

Jornada internacional de medicina familiar

04 Septiembre 2019

En Carmelitas Center se realizó la undécima versión de este encuentro científico, organizado por la Sociedad Paraguaya de Medicina Fa...

Puesta al día en infectología

30 Agosto 2019

Los doctores Pamela López y Alfredo Arriola expusieron en la 4ª reunión científica de 2019 de la Sociedad Paraguaya de Infectología....