SAVALnet PY

https://www.savalnet.com.py/cienciaymedicina/destacados/vitamina-c-más-allá-de-prevenir-el-escorbuto.html
29 Marzo 2021

Vitamina C, más allá de prevenir el escorbuto

Esta revisión sistemática, que enfrenta distintas sugerencias sobre el consumo de ácido ascórbico, determina que la dosis sugerida por la ONU para evitar el escorbuto es más baja de lo necesario para prevenir otras patologías.

Existe controversia sobre si la dosis diaria adecuada de ácido ascórbico (AA), popularmente conocido como vitamina C, para prevenir el escorbuto es suficiente para prevenir enfermedades crónicas e infecciosas. Esta polémica queda ilustrada por las contradicciones publicadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Academia Nacional de Medicina (ANM) de Estados Unidos. 

Los grupos de redacción de la OMS y de países como el Reino Unido, Australia, Nueva Zelanda y la India concluyeron que no hay pruebas que indiquen que el AA aporte otros beneficios para la salud que no sean la prevención del escorbuto, enfermedad que ha matado a más personas que cualquier otra condición por deficiencia nutricional, salvo el hambre, y establecen ingestas diarias recomendadas con el objetivo de prevenirlo. Según estos parámetros, la necesidad es baja, sugiriendo una ingesta de 40-45 mg/día, lo que lleva a un nivel plasmático aproximado de 20 µmol/L. 

Por otro lado, los paneles de redacción de ANM y de países como Japón, Alemania, Suiza y Austria han concluido que un mayor consumo ayuda a prevenir, además del escorbuto, afecciones como cáncer, patologías cardiovasculares y algunas enfermedades infecciosas, recomendando una dosis diaria de 75-110 mg y niveles plasmáticos de aproximadamente 50 µmol/L. 

Estas discrepancias sobre la ingesta diaria adecuada de AA son importantes para la salud pública. El 12% de la población mundial y el 29% de la población del sur de Asia meridional consumen menos de 70 mg al día. El 20% de la población estadounidense, 40% de la población británica de bajos ingresos y 89% de las personas de 60 años en el norte de la India tienen niveles plasmáticos <28 µmol/L. 

Si la ANM tiene razón en cuanto a los beneficios para la salud, entonces recomendar una ingesta baja podría contribuir innecesariamente a un mayor riesgo de enfermedades crónicas e infecciosas, siendo una necesidad urgente el resolver este dilema. 

Se ha señalado a los marcadores de salud bucodental como uno de los biomarcadores funcionales más prometedores para lograr este objetivo. En concreto, dos ensayos iniciados por el Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA, por su sigla en inglés) identificaron la tendencia al sangrado gingival como un marcador funcional de la necesidad de AA en el ser humano.

El trabajo llevado a cabo en la Universidad de Washington se propuso realizar una revisión sistemática y un metanálisis de ensayos clínicos controlados sobre si la suplementación con AA conduce a una reducción del sangrado gingival, una manifestación de fragilidad microvascular; y relacionar los niveles plasmáticos con la hemorragia retiniana, otra manifestación de la fragilidad microvascular. 

Los datos fueron obtenidos de 15 ensayos efectuados en 6 países con 1140 participantes sanos con tendencia a la hemorragia gingival, y de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (NHANES, por su sigla en inglés)) III con 8.210 residentes de EE.UU. con medidas de hemorragia retiniana. 

En los ensayos clínicos, la suplementación con AA redujo la tendencia a la hemorragia gingival cuando los niveles plasmáticos estimados en la línea de base eran <28 µmol/L (IC del 95%, 1,16 a 0.49; P <0.002). La suplementación no redujo la tendencia al sangrado gingival cuando las concentraciones plasmáticas estimadas al inicio eran >48 µmol/L o desconocidos (IC del 95%, 0,45 a 0,01, P <0,05; y IC 95%: 1,19 a 0,06, P <0,08). En la NHANES III, la prevalencia tanto de la hemorragia retiniana como de la tendencia al sangrado gingival aumentó cuando los niveles plasmáticos estaban dentro del rango que protege contra el escorbuto (11-28 µmol/L; ratios de prevalencia respectivos ajustados por edad y sexo: 1,47; IC 95%: 1,22-1,77 y 1,64; IC 95%: 1,32-2,03; P <0,001 para ambos). 

La evidencia de los ensayos clínicos indica que el establecimiento de los requisitos de AA en el ser humano en función de la prevención del escorbuto conduce a una reducción de los niveles plasmáticos que pueden ser bajos para prevenir la hemorragia gingival. La tendencia al sangrado gingival y la hemorragia retiniana coinciden con niveles plasmáticos bajos y, por tanto, pueden reflejar una patología microvascular sistémica que es reversible con un aumento de la ingesta diaria de vitamina C.

Fuente bibliográfica

DOI: 10.1093/nutrit/nuaa115

Ciencia y Medicina

Destacado Agenda de Eventos

V Jornadas nacionales de nuevas tecnologías y medicina

25 Mayo 2021

Grupo de nuevas tecnologías - SEMERGEN

...

Destacado Artículos Destacados

Café previene enfermedades cardiovasculares

16 Marzo 2021

Análisis basados en aprendizaje automático sobre datos obtenidos de estudios epidemiológicos indicaron que el consumo de la bebida dis...

La siesta como barrera frente al deterioro cognitivo

05 Marzo 2021

Dormir pequeños periodos de tiempo durante las tardes ayuda a mejorar lenguaje, orientación y memoria en adultos mayores.

...

Destacado Progresos Médicos

Lesión en médula espinal: sanar desde dentro

22 Marzo 2021

La pérdida de oligodendrocitos después de un traumatismo espinal provoca desmielinización y deteriora la función de las neuronas. Un ...

El rol de los macrófagos cardíacos

15 Marzo 2021

La función de los cardiomiocitos depende del ATP, cuya generación tiene lugar en la mitocondria, en donde, además, el buen rendimiento...