Registrarse

SAVALnet PY

http://www.savalnet.com.py/mundo-medico/reportajes/super-germenes-hospitalarios.html
03 Abril 2017

Súper gérmenes hospitalarios

Los patógenos que se alojan habitualmente en los centros de salud pueden persistir en superficies inanimadas por meses, lo que se asocia a un aumento de la morbilidad, mortalidad y costos de atención. 

Diariamente, el ser humano se encuentra en contacto con diferentes tipos de gérmenes –como bacterias, virus, hongos y parásitos- con los que establece mecanismos de defensa ante una potencial amenaza. 

Para que un huésped sea capaz de entregar una respuesta inmune efectiva frente a organismos extraños requiere de la acción coordinada y conjunta del sistema inmune innato y adaptativo. Si bien, durante muchos años se estudió a ambas formas de inmunidad como entidades separadas, las cuales actuaban de manera secuencial, hoy se sabe que ambos mecanismos son dependientes de un único sistema integrado.

Cuando el sistema inmunitario es incapaz de distinguir lo propio de lo ajeno; y de eliminar del cuerpo las moléculas y las células foráneas potencialmente nocivas; y los agentes que habitan en superficies inanimadas de hospitales y clínicas logran entrar al organismo, el panorama cambia y se produce la infección que no es otra cosa que la invasión del organismo por agentes patógenos que se reproducen y se multiplican y que pueden llegar a causar mortalidad por otro factor que no era la enfermedad de base por la que ingresó el paciente a alguno de estos recintos. 

Las infecciones intrahospitalarias (IIH) se han descrito como “los procesos infecciosos que ocurren durante la hospitalización de un paciente –entre las 48 y 72 horas post ingreso- o después del egreso, que no se encontraban presentes ni en incubación al momento de la admisión, cualquiera que sea la causa que motivó la hospitalización. Este período incluye 30 días en caso de cirugía limpia o hasta un año en caso de prótesis valvular u ortopédica siempre y cuando el agente causal sea compatible”. (Revista Chilena de Urología 2006; 71 (2): 95-101).

Las nuevas herramientas diagnósticas y terapéuticas, muchas de ellas invasivas, y el cambio del perfil demográfico con tendencia al envejecimiento de la población, han provocado un aumento de los riesgos de infecciones nosocomiales.

Los factores de riesgo de una IIH están relacionados con el paciente, el ambiento físico y la atención hospitalaria. Un reciente estudio de la Escuela de Medicina de la Universidad de Cleveland en Ohio, publicado en la edición de marzo de la revista American Journal of Infection Control, reveló que los suelos de las habitaciones de los hospitales podrían plantear una mayor amenaza de súper gérmenes de lo que gran parte del personal hospitalario piensa.

El equipo de investigación encabezado por el doctor Abhishek Deshpande cultivó muestras de 318 pisos obtenidas de 159 habitaciones de pacientes en cinco hospitales de Cleveland. (American Journal of Infection Control 45 (2017) 336-8)

Las salas seleccionadas incluyeron tanto los cuartos de aislamiento por infección debido a Clostridium difficile (CDI) como los que carecían de ella. Los especialistas también cultivaron muestras provenientes de manos enguantadas y desnudas, así como de otras superficies de alto contacto como ropa, botones de llamada, dispositivos, ropa de cama y suministros médicos.

Descubrieron que un 41 por ciento de los suelos de las habitaciones se contaminaban frecuentemente con Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (SARM), enterococos resistentes a la vancomicina (ERV) y CDI y que de las manos desnudas o con guantes que manejaban los artículos de contacto también estaban infectados.

Como los factores de riesgo en el huésped son difícilmente modificables, ya que dicen relación con la edad, sexo, estado nutricional, nivel socioeconómico, peso al nacer y estilo de vida, los esfuerzos para evitar este problema pasan por mejorar las medidas de desinfección de los ambientes hospitalarios, los que –por lo general- se enfocan más en las manos de los trabajadores de salud, equipos, dispositivos médicos implantados en el cuerpo, aire, agua y los desechos, que en los pisos de los recintos. 

El estudio planteó que mientras más tiempo permanece un agente sobre una superficie, mayor es el riesgo potencial de transmisibilidad y de infección para un paciente o un trabajador. 

Por lo mismo, se recomienda la limpieza de los pisos y superficies constantemente, con la intención de disminuir el tiempo de persistencia y el número de inoculo de estos patógenos, así como una educación permanente sobre la higiene constante de manos para el personal, los pacientes y las visitas.

En Chile, la prevención y control de IIH se integró como actividad regular en los programas a partir de 1981, con el nombramiento de una Comisión Nacional con las tareas de hacer un diagnóstico nacional, fijar objetivos y proponer estrategias para materializar los objetivos. 

Desde entonces, se han nombrado comités de IIH estables en todos los establecimientos del país; se dieron las instrucciones para la vigilancia basada en la notificación de casos por los médicos tratantes; y se asignó una enfermera a cargo en cada hospital base para las funciones de vigilancia, prevención, control y pesquisa. 

Por Carolina Faraldo Portus

Mundo Médico

Destacado Agenda de Eventos

XIV Congreso latinoamericano de cuidados intensivos pediátricos

23 Julio 2017

Al mismo tiempo se llevará a cabo el III Congreso Paraguayo de Emergencias y Cuidados Intensivos Pediátricos, el II encuentro Latinoameri...

Destacado Galería Multimedia

Educardio 2017

12 Mayo 2017

El Carmelitas Center fue escenario de la actividad de educación médica continua, llevada cabo por la Sociedad Paraguaya de Cardiología y ...

Día de la Mujer en Clínicas

17 Abril 2017

El Departamento de Cardiología de Adultos del Hospital de Clínicas, conjuntamente con la División de Medicina Cardiovascular y la Socieda...