SAVALnet PY

https://www.savalnet.com.py/mundo-medico/reportajes/salud-cardiovascular-sin-sesgos.html
13 Enero 2020

Salud cardiovascular sin sesgos

Pese a que existe consenso sobre la distinta incidencia, evolución y pronóstico de la enfermedad cardiovascular dependiendo del sexo, este enfoque no ha sido incorporado con decisión en el diseño de terapias, las que se basan solo en modelos masculinos.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, la enfermedad cardiovascular es la primera causa de fallecimiento en mujeres, estadística que corrobora la Fundación Española del Corazón, agregando que la mortalidad asociada supera el 50% a partir de los 65 años y el pronóstico, en comparación a los varones, es más complejo desde la aparición de los primeros síntomas de la menopausia, vale decir, entre los 45 y 55 años.

“Cuando la mujer pierde su actividad estrogénica, se multiplican los factores de riesgo cardiovascular, produciéndose más diabetes, colesterol elevado, sedentarismo y obesidad”, explica José Luis Palma, especialista del Servicio de Cardiología del Hospital Ramón y Cajal (Madrid), asegurando que existen otros condicionantes, además de la genética y edad, “como el sexo, ya que los hombres están más expuestos, sin embargo, esto se iguala cuando se inicia la menopausia”.

Tres de cada 10 muertes que se producen en la población femenina están directamente relacionadas con la salud cardiovascular. En general, a partir de los 50 años, el 50% de las mujeres padece hipertensión y una de cada tres, diabetes, trastornos metabólicos o colesterol elevado. La falta de protección natural de los estrógenos genera este problema. Incluso, la Fundación Española del Corazón califica como rara la presencia de esta patología cuando la mujer está en edad fértil.

Pese a que existe consenso sobre la distinta incidencia, evolución y pronóstico de la enfermedad cardiovascular dependiendo del sexo, “este enfoque no ha sido asumido con decisión por la sociedad y los equipos médicos. Se ha avanzado durante los últimos años para corregirlo, lamentablemente, hemos perdido tiempo valioso y eso ha perjudicado significativamente a la mujer, provocando que la patología cardiaca se convierta en la primera causa de muerte en el sexo femenino, por encima del cáncer”, comenta el doctor Palma.

Para prevenir o reducir el riesgo cardiovascular, lo recomendable es actuar sobre los factores modificables, vale decir, llevar una alimentación sana y equilibrada, evitando el exceso de azúcares y grasas; poseer una presión arterial por debajo de 13/8; mantener el colesterol bajo los 200 miligramos; no fumar y realizar al menos 150 minutos semanales de ejercicio regular.

Manteniendo estos parámetros se puede impactar positivamente en el riesgo cardiovascular. Por ejemplo, rebajando en cinco milímetros de mercurio la presión arterial, el peligro de sufrir un infarto de miocardio se reduce entre un 6% y un 10%.

“Otro claro ejemplo es la incidencia del tabaquismo, que multiplica por tres el riesgo cardiovascular; mientras que dejar de fumar reduce la tasa de reinfarto y muerte súbita entre 20% y 50%. En este sentido, cabe destacar la posibilidad de padecer una enfermedad de corazón es proporcional a la cantidad de cigarrillos fumados al día y al número de años en los que se mantiene este hábito. Esta clara relación dosis-efecto, muestra que por cada 10 cigarrillos diarios se produce un 18% de incremento de mortalidad en hombres y 31% en mujeres”. El sobrepeso y la obesidad también representan un factor de riesgo de relevancia. Perder entre 5% y 10% del peso corporal puede llegar a reducir las enfermedades coronarias en 48% en hombres y 40% en mujeres.

Según ratifica el cardiólogo Mauricio Fernández Romagnoli en el portal web de Clínica Alemana (Chile), institución donde se desempeña, la mortalidad por enfermedades cardiovasculares en mujeres es tres veces mayor a la de los hombres. “Esto se debe, en parte, a que no siempre existe conciencia de esta realidad, por lo que las mujeres no asocian sus síntomas a un problema cardiaco”.

Por lo mismo, realizar un chequeo preventivo, modificar hábitos y promover el autocuidado son acciones fundamentales. “La mujer cumple muchos roles, lo que lleva a que postergue la visita a un médico, porque no está en su mente la posibilidad de sufrir un accidente cardiovascular, no lo reconocen como algo que tienen que consultar en urgencias”.

No hay síntomas que anticipen un accidente cardiovascular, ya que se produce de forma repentina por la oclusión de una arteria coronaria. Sin embargo, la mayoría de las personas siente opresión en el pecho de inicio violento, que puede irradiarse al cuello, mandíbula, hombros, brazos y espalda, molestias que son de intensidad variable, acompañadas de sudoración o náuseas. Ahora bien, tanto en hombres como mujeres los principales factores de riesgo son el tabaquismo, dieta desbalanceada y sedentarismo. También se cuentan la obesidad, diabetes, hipertensión, colesterol elevado y factores hereditarios.

“Sin embargo, hay elementos particulares de las mujeres que pueden aumentar las probabilidades de sufrir alguna enfermedad cardiovascular en el futuro. Entre ellos, el haber tenido hipertensión en el embarazo o una menopausia precoz, es decir, antes de los 40 años. El estrés es un componente a considerar que incluso puede gatillar un evento en la mujer en ausencia de los factores de riesgo señalados anteriormente”, detalla el doctor Fernández.

Función mitocondrial

En este contexto, la investigadora italiana, Sara Cogliati, quien recibió el premio L'Oreal-Unesco para mujeres científicas, plantea que el éxito de la medicina personalizada radica en la consideración exclusiva del genoma de cada paciente, pero, a su juicio, carece de una variante: perspectiva de sexo.

Precisamente, durante los últimos años, su trabajo en el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (España) se enfoca en descifrar diferencias sexuales relacionadas con la insuficiencia cardiaca. Adelanta que no falta mucho tiempo para implementar terapias específicas para hombres y otras dirigidas solo a mujeres.

Para Cogliati, biotecnóloga de la Universidad Milano-Bicocca y doctora en biología celular de la Universidad de Padua (ambas de Italia), existe un vacío en cuanto a la investigación de enfermedades en general y cardiovasculares en particular en las mujeres. Argumenta que se han usado siempre más modelos masculinos, por lo que los conocimientos disponibles están basados en las características biológicas de los hombres, un sesgo que finalmente se traduce en un error, porque ellos son biológicamente diferentes a las mujeres.

“Nosotras tenemos los cromosomas sexuales XX y ellos XY. Una distinción que atañe de forma particular a la síntesis de proteínas y hormonas. Además, están marcados por ritmos hormonales dispares, unos con niveles de testosterona más elevados y otras con mayores cantidades de estrógenos. Esto no solo conlleva características físicas propias de cada sexo, sino que determina un funcionamiento fisiológico concreto. Aparte de las evidentes diferencias genotípicas y fenotípicas, también se observan distintas características biológicas en el metabolismo y desarrollo cerebral. En definitiva, el organismo femenino tiene muchas más variables y precisamente por esta razón deberían ser estudiadas”.

Por ejemplo, detalla, hay síntomas específicos solo de mujeres con un infarto de miocardio, como la falta de aire, náuseas o mareos; también refieren a menudo dolor en el centro de la espalda, mientras que las señales más comunes en los varones son el dolor opresivo en el pecho y en el brazo izquierdo. 

“Se pensaba que la enfermedad cardiovascular era más cosa de hombres, un enfoque equivocado si consideramos que, solo en Europa, es la primera causa de muerte en mujeres. Es más, en nosotras suele manifestarse de manera más severa, lo que conduce a un peor pronóstico”.

En el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares se indaga en los mecanismos moleculares de las enfermedades cuando afectan a las mujeres, con el fin de encontrar posibles dianas terapéuticas específicas y efectivas. El objetivo es que la medicina personalizada no solo se enfoque en los genes, sino que incorpore una mirada más amplia que puede ser clave para evitar millones de muertes a nivel global.

Junto al bioquímico y biólogo molecular, José Antonio Enríquez, sus esfuerzos apuntan a curar de forma eficaz la insuficiencia cardiaca en las mujeres, proyecto que se basa en el estudio de las mitocondrias.

“Es un orgánulo fundamental que produce energía para la actividad celular y detecta un mal estado de la célula hasta el punto de hacerla morir para el funcionamiento óptimo del organismo. Pero no solo eso, también se caracteriza por ser muy dinámica y cambiar de morfología. Tiene un impacto sobre la forma en la se organiza la cadena de transporte de electrones, es decir, varía en función de distintas situaciones metabólicas y condiciones patológicas, tales como la diabetes tipo II o el infarto de miocardio”. Aseveración que se fundamenta en una investigación propia y publicada por la revista Nature (DOI: 10.1038 / nature20157).

La doctora Cogliati explica que varios estudios sugieren que el ejercicio físico puede modular esta cadena, haciendo a la mitocondria más eficiente en términos energéticos para el organismo. Otros trabajos señalan que las personas mayores no sedentarias tienen una cadena más activa, una mitocondria saludable y un proceso de envejecimiento más ralentizado.

“Hemos visto que durante la insuficiencia cardiaca se da un empeoramiento de la función mitocondrial. La idea, por lo tanto, es conocer mejor cómo se comporta la mitocondria en hombres y mujeres cuando ocurre este problema, lo que investigaremos en modelos animales. Si encontramos diferencias clave, quizás la mitocondria pueda empezar a considerarse como diana terapéutica que derive en tratamientos específicos para las mujeres afectadas”.

“Esto sería un logro importantísimo hacia el tratamiento equitativo de enfermedades. Hay que educar a las nuevas generaciones, enfatizando en que hombres y mujeres son biológicamente distintos, pero con las mismas capacidades, y por eso tienen que tener las mismas posibilidades de cura”, finaliza.

Por Óscar Ferrari Gutiérrez

Mundo Médico

Destacado Agenda de Eventos

6º Congreso paraguayo de reumatología

25 Marzo 2020

Encuentro se realizará bajo el lema "Atención primaria en salud, un compromiso de todos". En paralelo se programó la 5ª Jornada de re...

Destacado Galería Multimedia

Jornada internacional de medicina familiar

04 Septiembre 2019

En Carmelitas Center se realizó la undécima versión de este encuentro científico, organizado por la Sociedad Paraguaya de Medicina Fa...

Puesta al día en infectología

30 Agosto 2019

Los doctores Pamela López y Alfredo Arriola expusieron en la 4ª reunión científica de 2019 de la Sociedad Paraguaya de Infectología....