SAVALnet PY

https://www.savalnet.com.py/mundo-medico/reportajes/reserva-cognitiva-un-deposito-para-la-vejez.html
24 Julio 2023

Reserva cognitiva: un depósito para la vejez

Se trata de una capacidad que se desarrolla a lo largo de la vida y refleja qué tan ágil es el cerebro para resolver problemas y hacer frente a los desafíos.

¿Por qué la disminución de la memoria varía tanto en personas de la misma edad, incluso entre individuos estrechamente relacionados? ¿Cómo resisten algunos cerebros el daño causado por el envejecimiento, lesiones o enfermedades neurodegenerativas con más éxito que otros? 

Al parecer, la trayectoria de ese deterioro se modifica debido a la reserva cognitiva individual, es decir, a la capacidad que tiene el cerebro para improvisar y encontrar formas alternativas para desarrollar un trabajo o acción. Refleja qué tan ágil es para desplegar distintas habilidades y capacidades con el fin de resolver problemas y hacer frente a los desafíos. Se trata de una facultad que se despliega a lo largo de una vida de educación y curiosidad [1] . 

Los inicios

El concepto nace a fines de la década de 1980, cuando un grupo de investigadores describió a sujetos sin síntomas aparentes de demencia que, sin embargo, en la autopsia mostraban evidentes variaciones cerebrales compatibles con una enfermedad de Alzheimer avanzada. Lo paradojal era que ellos no evidenciaron señales mientras estaban vivos, porque tenían una reserva cognitiva lo suficientemente grande para compensar el daño y continuar funcionando como de costumbre [2-3].

Desde entonces, los estudios han demostrado que los individuos con esta capacidad pueden evitar mejor los signos asociados con la demencia u otras enfermedades como párkinson [4], esclerosis múltiple [5], accidente cerebrovascular [6] o estrés [7].

¿Pero, de dónde viene esta habilidad? Del nacimiento. Ya en ese momento los cerebros de las personas difieren. Unos son grandes, otros más pequeños. Algunos van desplegando mayores potencialidades intelectuales específicas o generales. Sin embargo, la experiencia de vida, educación, ocupación, nutrición y salud despliegan influencias sobre el devenir neurológico durante la vida.

La evidencia 

En la infancia, los entornos cognitivamente estimulantes y el ejercicio físico promueven el desarrollo de un mayor volumen intracraneal y aumentan la capacidad que tiene el tejido neuronal de reorganizar, asimilar y modificar los mecanismos biológicos, bioquímicos y fisiológicos, implicados en la comunicación intercelular, para ajustar sus acciones en respuesta a nuevas situaciones o variaciones del ambiente. 

Los estudios epidemiológicos sugieren que las experiencias, logros educativos y laborales, y las actividades de ocio en la vejez [8] aumentan la neuroplasticidad, ya sea utilizando de manera más eficiente las redes cerebrales o reclutando maneras alternativas de usarlas según sea necesario. Por tanto, estas conexiones sinápticas adicionales podrían conducir a intervenciones para retrasar o reducir el riesgo de demencia [9].

Investigadores de la Escuela de Medicina de Brighton y Sussex en el Reino Unido midieron las capacidades cognitivas de 1.184 británicos nacidos en la misma semana de marzo de 1946, la cohorte más antigua monitoreada [10].

Cuando los participantes llegaron a los 50 años, calcularon el índice de reserva cognitiva de todos basado en factores relacionados con cerebros sanos, nivel educativo, ocupaciones mentalmente desafiantes, hábitos, actividades sociales y físicas, así como pasatiempos creativos. 

Después de casi dos décadas, aquellos con las puntuaciones más altas también aumentaron sus "stocks neurocognitivos", lo cual sugiere que participar en un estilo de vida mentalmente estimulante cuando se es más joven ayuda a retener las habilidades de pensamiento y memoria a futuro.

Fortalecer y enriquecer el depósito 

En 2017, un estudio sobre prevención y cuidado de la demencia concluyó que quienes siguen aprendiendo o formándose constantemente tienen una mayor probabilidad de desarrollar reservas cognitivas adicionales [11].

Se ha visto que el bilingüismo a edad temprana y media es un factor protector de demencia. Quienes practican un segundo idioma tienen menos riesgo de desarrollar enfermedades neurodegenerativas, que aquellos que nunca lo hicieron [12] .

No importa la edad, todo apunta a que se puede fortalecer y enriquecer con actividades cognitivamente desafiantes que pongan a prueba el intelecto y la creatividad. El objetivo es reclutar nuevas estructuras cerebrales o, al menos, intentar que las que no se están utilizando en su totalidad, entren en acción. 

¿Cómo? Además de cuidar la alimentación y llevar una vida sana es recomendable realizar ejercicio físico con regularidad, dormir bien, evitar el tabaquismo y alcohol, mantener una vida social activa e incorporar distintas rutinas como leer, aprender algo nuevo (por ejemplo, tocar un instrumento musical) y manejar el estrés.

Si bien los factores genéticos individuales, que afectan el riesgo de demencia, todavía no son modificables, con las intervenciones mencionadas podemos invertir en este seguro para la vejez.

Referencias
[1] What is cognitive reserve? – Harvard Heatlh https://www.health.harvard.edu/mind-and-mood/what-is-cognitive-reserve
[2] Katzman R, Aronson M, Fuld P, Kawas C, Brown T, Morgenstern H, Frishman W, Gidez L, Eder H, Ooi WL. Development of dementing illnesses in an 80-year-old volunteer cohort. Annals of Neurology. 1989;25:317-324.
[3] Katzman R, Terry R, DeTeresa R, Brown T, Davies P, Fuld P, Renbing X, Peck A. Clinical, pathological, and neurochemical changes in dementia: A subgroup with preserved mental status and numerous neocortical plaques. Annals of Neurology. 1988;23:138-144.
[4] Hindle JV, Martyr A, Clare L. Cognitive reserve in Parkinson's disease: a systematic review and meta-analysis. Parkinsonism Relat Disord. 2014;20(1):1-7.
[5] Sumowski JF, Leavitt VM. Cognitive reserve in multiple sclerosis. Mult Scler. 2013;19(9):1122-1127.
[6] Rosenich E, Hordacre B, Paquet C, Koblar SA, Hillier SL. Cognitive Reserve as an Emerging Concept in Stroke Recovery. Neurorehabil Neural Repair. 2020;34(3):187-199.
[7] Cabib S, Latagliata C, Orsini C. Role of Stress-Related Dopamine Transmission in Building and Maintaining a Protective Cognitive Reserve. Brain Sci. 2022;12(2):246.
[8] Baldivia B, Andrade VM, Bueno OFA. Contribution of education, occupation and cognitively stimulating activities to the formation of cognitive reserve. Dement Neuropsychol. 2008;2(3):173-182.
[9] Stern Y. What is cognitive reserve? Theory and research application of the reserve concept. J Int Neuropsychol Soc. 2002;8(3):448-460.
[10] Almeida-Meza P, Richards M, Cadar D. Moderating Role of Cognitive Reserve Markers Between Childhood Cognition and Cognitive Aging: Evidence From the 1946 British Birth Cohort. Neurology. 2022;99(12):e1239-e1250.
[11] Livingston G, Sommerlad A, Orgeta V, et al. Dementia prevention, intervention, and care. Lancet. 2017;390(10113):2673-2734.
[12] Ballarini T, Kuhn E, Röske S, et al. Linking early-life bilingualism and cognitive advantage in older adulthood. Neurobiol Aging. 2023;124:18-28.

Por Carolina Faraldo Portus

Mundo Médico

Destacado Agenda de Eventos

XX Congreso Paraguayo de Cardiología y Cirugía Cardiovascular

14 Septiembre 2023

Destacados conferencistas nacionales y extranjeros se reunirán en este encuentro, que se apoya en otro importante pilar científico y ac...

Destacado Galería Multimedia

Infecciones de transmisión sexual

03 Agosto 2023

Especialistas actualizaron conocimientos en una jornada científica inserta en las actividades del 14° Congreso Paraguayo de Infectolog...

Congreso Panamericano de Oftalmología

30 Marzo 2023

Este importante encuentro científico se desarrolló entre el 17 y 20 de marzo en Buenos Aires, Argentina. El congreso contó con activa ...