https://www.savalnet.com.py/mundo-medico/reportajes/medicina-al-alcance-de-una-app.html
05 Agosto 2019

Medicina al alcance de una app

El campo de las aplicaciones de la salud es actualmente uno de los más dinámicos. Su relevancia es tal que se asocia con un alto potencial para cambiar y mejorar la forma en que se atiende al paciente. 

El inicio de la medicina científica comienza en Grecia a través de la figura de Hipócrates, quien elaboró un método de aprendizaje basado en la observación del paciente e interrogantes que respondían a las costumbres de vida de las personas. De este modo, se cuestionaba sobre cómo estos hábitos podrían repercutir en la salud. 

A partir de su metodología- que consideraba el análisis de los errores como la mejor forma de aprender- demostró que algunas enfermedades se asociaban a condiciones climáticas y de ambiente, tal como la fiebre por malaria. También, describió las epidemias de gripe, el cuadro clínico de la tuberculosis, disentería, septicemia, epilepsia y algunos tipos cáncer.

Durante la mayor parte de su vida (460 a. C.- 370 a. C.) sostuvo que no existía acto más noble e importante que proteger la salud del ser humano. Y hoy, con la llegada de la medicina moderna, y toda la tecnología asociada, se demuestra lo acertado que estaba Hipócrates…

En 2017, la agencia española de tendencias de marketing digital, Ditrendia, publicó un estudio que reveló que el 60% del tiempo que pasan las personas en el mundo digital, lo invierten utilizando aplicaciones. Uso que ha aumentado hasta un 111% en los últimos tres años. Y es que, en la actualidad, casi todo está al alcance de una app: comunicarnos, comprar, ver vídeos, gestionar ahorros, buscar trabajo, hacer ejercicio, buscar pareja y chequear la salud.

Respecto a esto último, hasta hace algunos años era impensable controlar el estado de salud a través de un reloj o un teléfono móvil, más bien parecía algo asociado a una película de ciencia ficción. Sin embargo, en la actualidad existen cerca de cien mil aplicaciones de carácter médico: 70% de ellas destinada a la información del paciente, y un 30% dirigida a médicos y otros profesionales de la salud. Y es que el campo de las aplicaciones médicas es actualmente uno de los más dinámicos.

Sin ir más lejos, en abril del año 2013, en la ciudad de Washington, cientos de asistentes del TEDMED –conferencia sobre innovación médica- hicieron filas para realizar un “examen físico para teléfonos inteligentes". En la evaluación, se incluyó a los dispositivos móviles 10 aplicaciones que, “automáticamente”, lo convirtieron en un dispositivo médico. Entre estas apps, se instaló masivamente el monitor cardíaco AliveCor, que produce un electrocardiograma al presionar los dedos, o el tórax del paciente, contra los electrodos incrustados en la parte posterior del teléfono.

mHealth

Según la Organización Mundial de la Salud, mHealth corresponde a “la práctica de la medicina y la salud pública soportada por dispositivos móviles como teléfonos, dispositivos de monitorización de pacientes, asistentes digitales y otros dispositivos inalámbricos”. Definición que incluye aplicaciones sobre estilo de vida y bienestar.

Entre los aportes que vislumbran las apps de salud, la prevención es una de las áreas más valoradas, pues permitiría detectar, en etapas tempranas y de manera remota, ciertas condiciones crónicas que podrían alertar al médico tratante. Por otra parte, la comunicación en tiempo real contribuiría a hacer más eficiente el sistema de salud, reduciendo consultas y hospitalizaciones innecesarias. 

Pese a que las aplicaciones para el paciente suelen ser las más conocidas, el uso de éstas en el contexto clínico también ha aumentado: un informe realizado por Research Now- compañía global de recolección de datos digitales y de muestreo en línea- publicó en 2015 un estudio basado en las respuestas de más de 500 profesionales del área de la salud y 1000 usuarios de apps, en el que se reveló que el 46% de ellos tenía previsto introducir aplicaciones móviles en su práctica clínica en los próximos 5 años.

Una encuesta realizada en 2012 por la Escuela de Medicina de la Universidad de Pensilvania (Estados Unidos), identificó las mejores aplicaciones médicas. El resultado arrojó a “Epocrates” en la parte superior de la lista. Permite verificar la dosificación de medicamentos, interacciones de los fármacos, detalles de seguridad de las drogas, noticias médicas, diagnóstico de enfermedades y orientación para el manejo, así como pautas de práctica clínica basadas en evidencia. A su vez, contiene información de varias fuentes autorizadas, que permiten respaldar la toma de decisiones clínicas. 

La funcionalidad adicional de esta aplicación incluye la capacidad de identificar una píldora desconocida en función de sus características, calculadoras médicas y herramientas de evaluación de riesgos, guía de pedido de pruebas de laboratorio, recomendaciones terapéuticas basadas en las características del paciente, guía de tratamiento de enfermedades infecciosas y búsquedas de codificación.

Daniel Capurro, académico de medicina interna de la Universidad Católica de Chile y doctor en Informática Biomédica, asegura que, en la actualidad, agencias como la FDA han establecido certificaciones que permiten tener un grado de seguridad sobre la claridad de lo que ofrecen las aplicaciones médicas. 

“Una aplicación que se dedica a entregar acciones clínicas concretas necesita primero demostrar su efectividad para poder ser adoptada y recomendada por toda la comunidad médica, a diferencia de otras en las que simplemente se lleva un registro o entrega consejos generales, donde los requisitos son menores. Por ejemplo, yo recomiendo ciertas aplicaciones con rutinas de ejercicios a mis pacientes, sobre todo cuando dicen que tienen poco tiempo para hacer actividad física”, señala Capurro.

Junto a otras universidades, la Facultad de Medicina UC participa en el Centro Nacional de Información en Salud-del cual el doctor Capurro es co-director- y que busca, en conjunto con el Ministerio de Salud, establecer el nivel de madurez de ciertas aplicaciones clínicas para saber cuándo están listas para ser piloteadas en el mundo real, “por lo que pronto veremos sellos de aprobación para aplicaciones chilenas”, destacó.

Algunas apps aprobadas por la FDA:

Las aplicaciones móviles médicas y de salud se consideran un dispositivo médico solo si la FDA les da una autorización y las aprueba como tales. Algunas a considerar son:

- MIM

Herramienta de imagen de diagnóstico que permite a los médicos, radiólogos y otros proveedores de atención médica ver las imágenes radiológicas en sus dispositivos móviles mientras están lejos de su estación de trabajo.

- Kardia

Proporciona ayuda para la detección de fibrilación auricular temprana y así reducir riesgo de accidente cerebrovascular. La aplicación funciona con el dispositivo Kardia Mobile de FDA-cleared, que se utiliza para grabaciones precisas de electrocardiograma. 

- DASH Learn 

Recurso informativo para cirujanos ortopédicos que realizan cirugía de reemplazo total de rodilla o cadera con el sistema DASH Smart Instrument Technology, un sistema portátil de navegación quirúrgica diseñado para asistir a los clínicos en los procedimientos de reemplazo de rodilla y cadera con alta precisión.

La aplicación incluye una variedad de videos de instrucción e ilustra guías de instrucciones para proporcionar la información necesaria para la operación básica y los recursos para ayudar a los cirujanos que utilizan el sistema DASH.

- BlueStar Diabetes

Aplicación integral para la diabetes que ha recibido autorización de la FDA como un dispositivo médico clase II (de riesgo intermedio). Permite a los pacientes con diabetes tipo 2 registrar los resultados de glucosa en sangre, llevar un diario de alimentos, organizar sus medicamentos, sincronizar con los rastreadores de actividad y el medidor OneTouch Verio Flex para transferir los resultados de glucosa en sangre para recibir la guía de su equipo de atención médica.

Frente a toda esta vorágine tecnológica, el doctor Felipe Heusser, decano de la Facultad de Medicina de la Universidad Católica de Chile escribió una carta a un diario, titulada “Desafíos de la medicina en el tercer milenio: ¿cómo mantener un equilibrio entre la adaptación a las nuevas exigencias que impone la tecnología y la sociedad y, simultáneamente, mantener la fidelidad a la vocación del médico y a los fines últimos de la medicina?”. En ella, reflexiona que:

“Pese a todo, el médico sabe que, desde Hipócrates, la esencia de la medicina no se limita la tecnología, sino que sigue siendo el encuentro de dos personas, el médico y su paciente, centrado en la confianza depositada en el profesional de la que éste debe responder más allá de toda consideración”.

“Todos los pacientes y sus familias, cualquiera sea su condición médica, leve o grave, tengan un futuro esperanzador o amenazante, esperan siempre encontrar en su médico un ser humano que se preocupe integral y compasivamente de su persona. En última instancia, nadie quiere que una máquina que no puede comprender lo que significa la enfermedad y la muerte, sea la que le diga fríamente que se está muriendo”.

Por María Ignacia Meyerholz

Mundo Médico

Destacado Agenda de Eventos

VIII Congreso internacional de la Asociación Paraguaya de Psiquiatras

10 Octubre 2019

Especialistas en el área de la salud mental se reunirán bajo el lema "Lo vigente y lo innovador en respuesta a nuevos desafíos".

...

Destacado Galería Multimedia

Glaucoma y catarata

26 Agosto 2019

Bajo la organización de la Sociedad Paraguaya de Oftalmología, se realizó en Asunción el I Simposio internacional de glaucoma y catar...

Infectología de alto estándar

18 Julio 2019

Promover el desarrollo de la especialidad, estimular la educación continua y estrechar lazos profesionales, son parte de los objetivos d...