SAVALnet PY

https://www.savalnet.com.py/mundo-medico/reportajes/la-evidencia-que-reivindica-la-exposicion-solar.html
27 Mayo 2024

La evidencia que reivindica la exposición solar

El sol proporciona una serie de beneficios sistémicos que deben evaluarse junto con los riesgos asociados. Los avances científicos subrayan la necesidad de renovar los enfoques médicos.

No es nuestro enemigo, al contrario, sin él, la vida en la Tierra probablemente nunca se habría originado. Al menos, no como la conocemos. Sus rayos ultravioleta (UV) permiten la síntesis de vitamina D, nutriente relacionado con la formación y fortalecimiento de huesos y tejido óseo. Sin embargo, si la exposición al sol es prolongada, las personas podrían sufrir severas consecuencias sobre la salud, entre ellas, quemaduras, daño ocular, fotoenvejecimiento, inmunosupresión y cáncer [1].

Desde los primeros indicios del debilitamiento de la capa de ozono, advertidos en la década de los 70, la preocupación ha ido en aumento. La menor capacidad de filtar estas emisiones llevó a la proliferación de fotoprotectores, cuyo uso es recomendado por dermatólogos durante todos los días del año, independiente de la estación o condición climática [2].

Alcanzar un equilibrio es clave. Más allá de los riesgos, exponerse de forma segura y responsable muestra una serie de beneficios sistémicos. Esto ha llevado a especialistas a sugerir la renovación de enfoques considerando las particularidades de cada individuo y los avances científicos.

Mecanismos de salud involucrados

De acuerdo con un estudio publicado en The Journal of Investigative Dermatology, es necesaria una reevaluación de las recomendaciones. Los aspectos positivos de la luz solar y la falta de evidencia concluyente sobre los negativos, así lo ameritan. “Los consejos sobre la exposición a los rayos UV durante gran parte del siglo pasado se centraron solo en sus efectos adversos” explica Richard Weller, autor y docente de la Cátedra de Dermatología Médica de la Universidad de Edimburgo en Escocia [3].

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda evitar la exposición entre las diez de la mañana y las cuatro de la tarde, además de considerar el índice UV al planificar actividades al aire libre, teniendo en cuenta la disposición de lugares con sombra y la utilización de accesorios como lentes y sombreros. La agrupación internacional ha manifestado su preocupación, ya que la falta de estas emisiones sobre la piel afectaría la síntesis de vitamina D y sus efectos beneficiosos, incluido el potencial para disminuir el riesgo de algunos tipos de cáncer [4].

Los metabolismos del calcio y fosfato, por ejemplo, dependen de esta, y sus niveles bajos causarían raquitismo en niños y osteomalacia en adultos. 

En relación con la prevención de enfermedades crónicas, el académico plantea que la suplementación oral por sí sola no ha demostrado beneficios consistentes, lo que sugiere la existencia de otros mecanismos por medio de los cuales la luz solar contribuye al bienestar. “La exposición a los rayos UV, especialmente UVA y UVB, libera óxido nítrico (NO) de las reservas cutáneas, lo que dilata las arterias y reduce la presión arterial (PA), disminuyendo así el peligro de sufrir trastornos cardiovasculares”.

Relación riesgo-beneficio

El doctor Weller subraya que no existen datos concretos que demuestren que una mayor exposición a la luz solar aumente la mortalidad por todas las causas, a diferencia de lo que ocurre con otros factores como la hipertensión arterial, tabaquismo, mala alimentación, sedentarismo, contaminación del aire, pobreza, colesterol elevado, obesidad y nutrición infantil inadecuada [5].

Las medidas para enfrentar las enfermedades resultantes fueron diseñadas en base a evidencia científica sólida, algo que no sucedería con la exposición solar. Más allá de los riesgos conocidos para la piel, no se ha encontrado una asociación directa con esta tasa. Por el contrario, estudios realizados en Suecia y Reino Unido sugieren que una mayor exposición solar se relaciona con una reducción de la mortalidad por todas las causas, incluyendo patologías cardiovasculares y cáncer [6] [7] [8]. Los datos confirman que, para los habitantes de piel blanca de los países del norte de Europa, las ventajas superan los riesgos. “El color de la piel determina nuestra respuesta biológica a los rayos UV y es fundamental para cualquier consideración de la relación riesgo-beneficio”.

Por otro lado, Weller señala que la exposición a los rayos UV se correlaciona inversamente con la presión arterial. “El efecto hipotensor beneficioso de estas emisiones es más marcado en los estadounidenses blancos que en los negros”.

Criterios de exposición

Un aspecto novedoso es la introducción del concepto “Cuarteto de la luz solar”, utilizado para identificar enfermedades que responderían mejor a la exposición UV. Se clasifican en: gradiente latitudinal (mayor prevalencia en latitudes más altas), variación estacional (más incidencia en invierno), correlación con vitamina D (bajos niveles asociados a mayor riesgo) e ineficacia de los suplementos (no reducen el riesgo o gravedad de un trastorno).

Varias patologías cumplirían estos criterios, entre ellas, la esclerosis múltiple, hipertensión arterial, diabetes tipo 2 y COVID-19. Los índices de mortalidad de esta última serían menores debido a la inactivación del virus SARS-CoV-2 por la radiación UV y los efectos inmunomoduladores de la luz solar.

Frente a estos datos, resulta lógico considerar la necesidad de cambiar paradigmas y reevaluar las recomendaciones que guían nuestra compleja y delicada relación con el sol.

Referencias
[1] Robert, C., & Dubertret, L. (1995). Cancers de la peau. Leurs liens avec les rayons ultraviolets [Cancers of the skin, relations to ultraviolet rays]. Presse medicale (Paris, France : 1983), 24(34), 1610–1616.
[2] Pfotenhauer, K. M., & Shubrook, J. H. (2017). Vitamin D Deficiency, Its Role in Health and Disease, and Current Supplementation Recommendations. The Journal of the American Osteopathic Association, 117(5), 301–305.
[3] Weller R. B. (2024). Sunlight: Time for a Rethink?. The Journal of investigative dermatology, S0022-202X(24)00280-X. Advance online publication.
[4] Declaración de la AMM sobre radiación solar y fotoprotección. https://www.wma.net/es/policies-post/declaracion-de-la-amm-sobre-radiacion-solar-y-fotoproteccion/
[5] Lim, S. S., Vos, T., Flaxman, A. D., Danaei, G., Shibuya, K., et al. (2012). A comparative risk assessment of burden of disease and injury attributable to 67 risk factors and risk factor clusters in 21 regions, 1990-2010: a systematic analysis for the Global Burden of Disease Study 2010. Lancet (London, England), 380(9859), 2224–2260.
[6] Lindqvist, P. G., Epstein, E., Landin-Olsson, M., Ingvar, C., Nielsen, K., Stenbeck, M., & Olsson, H. (2014). Avoidance of sun exposure is a risk factor for all-cause mortality: results from the Melanoma in Southern Sweden cohort. Journal of internal medicine, 276(1), 77–86.
[7] Lindqvist, P. G., Epstein, E., Nielsen, K., Landin-Olsson, M., Ingvar, C., & Olsson, H. (2016). Avoidance of sun exposure as a risk factor for major causes of death: a competing risk analysis of the Melanoma in Southern Sweden cohort. Journal of internal medicine, 280(4), 375–387.
[8] Stevenson, A., Clemens, T., Pairo-Castineira, E., Webb, D., Weller, R., & Dibben, C. (2023). Higher ultraviolet light exposure is associated with lower mortality: an analysis of data from the UK Biobank cohort study. In Review.

Por Óscar Ferrari Gutiérrez

Mundo Médico

Destacado Agenda de Eventos

Workshop Urgencias Psiquiátricas Sanatorio Adventista

28 Junio 2024

La doctora Lourdes Ponce compartirá su visión sobre este interesante tema.

...

Destacado Galería Multimedia

Primera Jornada Latinoamericana de Pie Diabético

20 Marzo 2024

El encuentro científico se realizó en Encarnación con participación de destacados especialistas nacionales y extranjeros, quienes ofr...

Congreso ALACCSA-R 2024

19 Marzo 2024

Más de 1000 especialistas de distintos países de América Latina se reunieron en Santiago de Chile para revisar las tendencias y nuevos...