SAVALnet PY

https://www.savalnet.com.py/mundo-medico/reportajes/grupo-sanguineo-factor-clave-para-la-salud.html
18 Junio 2018

Grupo sanguíneo: factor clave para la salud

Además de la distinción para compatibilidad, los cuatro tipos principales de sangre están relacionados con el riesgo de enfermedades crónicas y esperanza de vida.

Hace más de un siglo, el médico y biólogo austriaco Karl Landsteiner comenzó a estudiar la genética de la sangre humana comparándola con la de los simios y observó que al mezclar la de varios individuos los glóbulos rojos se aglutinaban de manera distinta. 

Para comprender por qué ocurría, decidió recolectar muestras de sus compañeros de laboratorio y las procesó del mismo modo. En 1901, separando el suero de los glóbulos rojos, descubrió tres tipos distintos de hematíes: A, B y O. Dos años más tarde, sus discípulos Alfredo de Castello y Adriano Sturli, encontraron un cuarto grupo, el AB, sin poder aglutinante, luego de analizar 155 muestras de 121 pacientes y 34 controles sanos.

Su hallazgo –que lo llevó a recibir el Premio Nobel de Medicina o Fisiología en 1930- marcó un antes y un después en el mundo de la medicina al posibilitar transfusiones seguras basadas en criterios científicos, evitando la hemólisis y lesiones renales por falta de compatibilidad.

Parecía que la trascendencia del grupo sanguíneo terminaba ahí. Sin embargo, hoy se sabe que pertenecer a uno u otro estaría relacionado con una predisposición a desarrollar enfermedades crónicas y con la esperanza de vida. 

Un estudio de 2015, con más de 50.000 individuos entre 40 y 70 años (DOI:10.1186/s12916-014-0250-y), concluyó que las personas con grupos A, B o AB tenían mayor riesgo de sufrir cáncer de estómago que las del grupo O. 

Aunque el tipo sanguíneo no parecía influir en la mortalidad general por cáncer, otra revisión de estudios (DOI: 10.4155/fsoa-2015-0012) sí relacionó el grupo O con menor riesgo de tumores malignos, entre ellos los de estómago, páncreas y colon. 

En otro estudio, investigadores de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard descubrieron que quienes pertenecen al grupo sanguíneo O tenían hasta un 23% menos de riesgo de sufrir una enfermedad cardíaca en comparación con individuos de otros grupos. La razón: el factor von Willebrand (vWF), una proteína multimérica requerida para la adhesión plaquetaria en el sitio de la lesión vascular. (DOI: 10.1161/ATVBAHA.112.248757)

Esta proteína de la sangre interviene en los pasos iniciales del proceso de coagulación. Promueve la adhesión plaquetaria al subendotelio, la agregación plaquetaria y transporta al factor anti-hemofílico A (FVIII) en el plasma, protegiéndolo de su degradación por proteasas. Cuando los niveles de vWF son bajos o funcionan de manera incompleta el proceso no finaliza su ciclo y el coágulo no se forma.

Aunque varios artículos relacionan al grupo sanguíneo O con un menor riesgo para la salud, especialistas del Hospital Universitario de Tokio concluyeron que efectivamente el tipo de sangre puede determinar la probabilidad de superar con vida un accidente grave. 

Los resultados iniciales publicados en la revista Critical Care (DOI.org/10.1186/s13054-018-2022-0) apuntan a que el grupo sanguíneo puede ser un factor clave a la hora de afrontar un traumatismo severo y que los pacientes con tipo de sangre O poseen entre un 25 y 30% menos factor von Willebrand plasmático en comparación a los individuos que presentan otros grupos sanguíneos, lo que incrementa su riesgo de sufrir una hemorragia.

Los autores analizaron las tasas de mortalidad en función del tipo de sangre en 901 pacientes ingresados a urgencias por heridas físicas graves entre 2013 y 2016.

“La pérdida de sangre es la principal causa de muerte en los traumatismos graves, pero los estudios sobre la asociación entre los distintos grupos sanguíneos y el riesgo de muerte son pocos. Deseábamos evaluar la hipótesis de que la supervivencia al traumatismo se ve afectada por diferencias en los grupos sanguíneos”, explicó el doctor Wataru Takayama, uno de los investigadores principales. 

Los pacientes con sangre del grupo O, que constituían un 32% de los casos analizados, tuvieron una tasa de mortalidad del 28%, frente a un 11% reportado por los otros tipos. Esto a causa del déficit de factor de vWF, que desempeña un papel crucial en la reparación de los vasos sanguíneos después de una herida.

Aunque el estudio es preliminar, el investigador japonés destacó que los resultados “plantean la pregunta de cómo la transfusión de emergencia de glóbulos rojos del grupo O a un paciente con un traumatismo grave puede afectar a la homeostasis y detención del sangrado, y si esto difiere para otros grupos sanguíneos”.

Para los científicos japonenses, los médicos que trabajan en urgencias debiesen estar al tanto de esta peculiaridad, ya que este grupo sanguíneo es el más común en el mundo: representa al 43% de la población.

Los futuros estudios sobre esta especificidad podrían ampliar el conocimiento en este campo y ayudar a los equipos de emergencia a tomar precauciones especiales al asistir a estos pacientes complejos. 

Por Carolina Faraldo Portus

Mundo Médico

Destacado Agenda de Eventos

XIII Congreso paraguayo de infectología

04 Noviembre 2021

Bajo el lema "Infectología: una ciencia transversal a todas las disciplinas de la salud" se realizará este encuentro científico en for...

Destacado Galería Multimedia

Congreso interamericano de prevención cardiovascular

20 Noviembre 2020

El encuentro virtual organizado por las Sociedades Interamericana de Cardiología (SIAC) y Ecuatoriana de Cardiología Núcleo Pichincha ...

III Curso de cirugía endoscópica

22 Septiembre 2020

El Departamento de Cirugía Endoscópica de la Sociedad de Cirujanos está organizando su tercer curso internacional de la especialidad, ...