SAVALnet PY

https://www.savalnet.com.py/mundo-medico/reportajes/formacion-medica-en-tiempos-de-crisis.html
27 Diciembre 2021

Formación médica en tiempos de crisis

Aunque la implementación de medios digitales ha contribuido a disminuir el impacto, es necesario restructuraciones más profundas para garantizar un adecuado proceso de aprendizaje.

La pandemia por SARS-CoV-2 provocó una crisis sin precedentes. Ningún ámbito logró esquivar su impacto y la adaptación y resiliencia han sido clave para seguir adelante. La educación, en todos sus niveles, fue golpeada con fuerza y hoy, más repuesta y apoyada en la tecnología, pareciera sortear las dificultades que acarreó el distanciamiento social. Pero no todos están seguros de eso planteando que en algunas disciplinas el entrenamiento práctico es fundamental en el proceso de aprendizaje. La medicina es una de ellas.

En su informe de mayo de 2020 titulado “COVID-19 y educación superior: de los efectos inmediatos al día después”, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, Ciencia y Cultura (UNESCO), confirmó que el cierre preventivo de escuelas y universidades afectó a 1.570 millones de estudiantes en 191 países. De ellos, más de 160 millones residen en América Latina y el Caribe.

“No estábamos preparados para una disrupción a semejante escala. Esto tendrá consecuencias en cascada en las vidas de los jóvenes que se están formando en el extranjero y en sus propios países”, comentó Stefania Giannini, subdirectora general de Educación de la UNESCO.

La suspensión de clases presenciales impulsó un despliegue acelerado de soluciones de educación a distancia para asegurar la continuidad pedagógica. Sin embargo, existen obstáculos que van desde la baja conectividad y un cuerpo docente no preparado para el uso de estas herramientas tecnológicas, hasta la falta de contenido alineado con los planes de estudio. El último representa un desafío mayor para la formación en salud. 

Distintas estrategias -mayor acceso a la red y capacitaciones- tienden a mejorar los dos primeros puntos, pero el tercero es complejo para la medicina por una sencilla razón: la experiencia práctica en el manejo de situaciones críticas y la interacción con los pacientes son aspectos muy difíciles de reemplazar en el proceso educativo.

“Formar a profesionales de la salud capaces de enfrentarse al diagnóstico y tratamiento de enfermedades es algo que se logra con la práctica y el desenvolvimiento en las áreas donde se encuentran y conviven con estas patologías”, asegura el doctor Andrés Guarnizo Chávez, académico de la Universidad de Cuenca (Ecuador), en el estudio “Vicisitudes y retos pedagógicos en medio de la emergencia sanitaria. La formación médica en tiempos de COVID-19” [1].

Adaptación y reinvención

Tradicionalmente la educación médica ha requerido la práctica real para el desarrollo de destrezas. No obstante, durante las últimas décadas se ha abierto con entusiasmo a la introducción de innovaciones tecnológicas que faciliten y potencien determinadas etapas del aprendizaje. Siempre desde una perspectiva complementaria.

Las facultades de medicina han optado por métodos alternativos de enseñanza recurriendo a soportes acordes con los avances de la ciencia. Entre los más notorios, se encuentra el entrenamiento de disecciones mediante realidad virtual y modelos anatómicos en lugar de cadáveres humanos. También clínicas de simulación para materias más prácticas, donde se pueden recrear en ambientes seguros, las reacciones fisiológicas y fisiopatológicas de un paciente [2].

Sin embargo, el rápido avance de la pandemia dejó en evidencia la necesidad de rediseñar la infraestructura educativa, contar con sistemas informáticos sustentables y programas pedagógicos en sintonía con las nuevas necesidades. La educación virtual ha contribuido, pero no ha sido suficiente. Durante los primeros semestres de la carrera de medicina su aporte es innegable en el acceso a clases, material educativo digital y plataformas especializadas. Para los contenidos clínico quirúrgicos, se ha optado por complementar las rotaciones hospitalarias y la presentación de casos clínicos con ejercicios prácticos en centros de simulación. No obstante, la alta demanda genera dificultades y retrasos.

“El nivel de aprendizaje que ofrece el modelo virtual no es el mismo. Por ejemplo, tenemos estudiantes de medicina que ingresaron al internado rotativo inmediatamente luego de terminar su semestre de materias quirúrgicas sin poder siquiera pisar un pabellón. Esto deja en claro que la educación online, sobre todo para materias que requieren teoría y práctica, no es la estrategia adecuada”, agrega el doctor Guarnizo. En tanto, muchos hospitales docentes se abocaron exclusivamente al manejo de la COVID-19, postergando la práctica en áreas como cirugías o consulta de otras especialidades [3]. También se han presentado problemas en la continuidad de la formación de postgrado, ya que casi todos los programas requieren residencia hospitalaria. Por lo mismo, muchos han sufrido retrasos o fueron cancelados, principalmente en instituciones públicas donde los fondos gubernamentales se redestinaron por la contingencia sanitaria [4].

Balances y propuestas

Dentro de las ventajas de la formación en línea en medicina están la flexibilidad, deslocalización geográfica, actualización constante de contenidos, aprendizaje sin presiones y la posibilidad de grabar las clases. Por el contrario, las deficiencias tecnológicas, distracciones y pérdida de hábitos de estudio son sus principales inconvenientes. Pero no los únicos. La sobrecarga laboral reduce los tiempos que los médicos pueden dedicar a la docencia [5] y las limitaciones técnicas dificultan las evaluaciones [6].

La educación virtual debe ser mejorada en contenido, organización, estructura y soporte tecnológico. También es necesario fomentar la autonomía y el autoaprendizaje.

“Basándose en la necesidad de formar expertos que laboren en servicios de primer nivel, muchas de las prácticas preprofesionales deberían darse justamente ahí. Es recomendable dejar de pensar en los hospitales grandes como centros de la educación médica y preferir las rotaciones en la atención primaria y hospitales básicos, soporte fundamental del sistema de salud” [7].

Por otro lado, es necesario introducir y reforzar materias como telemedicina, medicina preventiva, epidemiología y geriatría junto con realizar evaluaciones constantes sobre las estrategias adoptadas por las universidades [8].

La pandemia ha provocado un cambio de paradigma que exige complementar de mejor forma métodos convencionales de docencia universitaria con modelos digitales. Optimizar recursos y redirigir el funcionamiento de plataformas de instrucción sanitaria, son aspectos clave. 

Por ahora no es posible determinar con certeza el impacto de la crisis sobre la formación médica. Se prevén diferencias en los aprendizajes que pueden reflejarse en el futuro desempeño profesional. Abrir paso a la innovación y transformación permanente de los enfoques educativos en pre y postgrado, es una tarea prioritaria.

Referencias
[1] Guarnizo A. Vicisitudes y retos pedagógicos en medio de la emergencia sanitaria. La formación médica en tiempos de COVID-19, Educación Médica, Volume 22, Supplement 1, 2021, Pages S23-S26, ISSN 1575-1813.
[2] Sánchez J. Educación médica en tiempo de pandemia: el caso de la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) Educ Med. 2020;21:259–260. doi: 10.1016/j.edumed.2020.05.005.
[3] Lizaraso F., Jorquiera T. El amor (a la educación médica) en los tiempos de la COVID-19. Horiz Med. 2020:12–14.
[4] Costa M., Carvalho M. Una nueva época para la educación médica después de la COVID-19. FEM: Revista de la Fundación Educación Médica. 2020;23:55–57.
[5] Vásquez D. Ventajas, desventajas y ocho recomendaciones para la educación médica virtual en tiempos del COVID-19. Rev CES Med. 2020;34:14–27.
[6] Reynés J., Vázquez M., Velázquez S., Kuri S., Cravioto P., Galván F. Gestión del aprendizaje en tiempos de COVID-19. Acta Pediatr Méx. 2020;41:137–143.
[7] Álvarez R., Harris P. COVID-19 en América Latina: retos y oportunidades. Rev Chil Pediatr. 2020;91:179–182.
[8] Vásquez R. Educación remota en médicos residentes en tiempos de COVID-19. EDU Med. 2020;21:282.

Por Óscar Ferrari Gutiérrez

Mundo Médico

Destacado Agenda de Eventos

I Congreso internacional RIADIS

20 Enero 2022

Aprendizaje y servicio en actividad física y el deporte para la inclusión social.

...

Destacado Galería Multimedia

Congreso interamericano de prevención cardiovascular

20 Noviembre 2020

El encuentro virtual organizado por las Sociedades Interamericana de Cardiología (SIAC) y Ecuatoriana de Cardiología Núcleo Pichincha ...

III Curso de cirugía endoscópica

22 Septiembre 2020

El Departamento de Cirugía Endoscópica de la Sociedad de Cirujanos está organizando su tercer curso internacional de la especialidad, ...