SAVALnet PY

https://www.savalnet.com.py/mundo-medico/reportajes/el-sindrome-de-la-segunda-victima.html
15 Abril 2024

El síndrome de la segunda víctima

Asumir la muerte de un paciente es un proceso difícil para los médicos. El trauma y cuestionamientos que generan estas pérdidas deben ser gestionados para evitar secuelas a largo plazo.

La impresión que experimentan los médicos frente a pérdidas ocurridas como consecuencia de una complicación o error propio se define como síndrome de la segunda víctima (SVS) [1].

El término acuñado en 2000 por Albert Wu, académico de la Escuela de Salud Pública Bloomberg de Johns Hopkins en Estados Unidos, describe el estado de ánimo de un profesional cuyo paciente sufrió un evento adverso (EA), vale decir, un daño o lesión no intencionada producida durante la asistencia clínica. Es un episodio que no está relacionado con una enfermedad o complicación subyacente y puede derivar en una prolongación hospitalaria, discapacidad o muerte. Los médicos se convierten en segundas víctimas: se sienten responsables y cuestionan sus conocimientos y competencias.

Emociones únicas

Los EA impactan en los pacientes, médicos e instituciones de salud, disminuyendo su prestigio e identificándose como tercera víctima [2]. Alrededor del 20% de las personas internadas experimentan complicaciones de este tipo y casi el 50% de los profesionales del sector deberán enfrentar el SVS, al menos, una vez durante su carrera [1].

Aunque cada uno de ellos expresará emociones únicas frente a estos acontecimientos, las siguientes tienden a ser las más comunes: culpa, angustia, frustración, remordimiento, autocastigo, ira, vergüenza y ansiedad, las que pueden conducir a trastornos del sueño y depresión. Todo lleva a la pérdida de confianza en sus destrezas, conocimientos y capacidades. Muchos, incluso, cuestionan su vocación [3].

Las segundas víctimas cambian su forma de interactuar con los pacientes. Cuando las consecuencias son graves, su práctica se torna insegura, su afectividad se ve alterada y las dudas sobre su criterio vulneran la calidad de su desempeño, exponiéndose a un nuevo EA [3].

Necesidad de acompañamiento

Si bien los estudios que han explorado este tema se centran en las especialidades no quirúrgicas, los más expuestos serían los cirujanos, quienes se enfrentan a situaciones estresantes y desafíos técnicos. A continuación, vendrían anestesiólogos, pediatras, obstetras y ginecólogos.

Así lo sugiere un trabajo publicado en The American Journal of Surgery [4], el cual concluye que el síndrome de la segunda víctima representa una carga psicológica, emocional y física. No solo eso, el apoyo que reciben sería insuficente.

En términos generales, los cirujanos dejarían de efectuar intervenciones complejas asumiendo una actitud conservadora y no se sentirían respaldados por sus pares ni por las instituciones hospitalarias donde se desempeñaban. En esa línea, los participantes en la investigación refirieron que les hubiera gustado recibir ayuda estandarizada como asistencia psicológica formal.

Mentalidad positiva

Una completa comprensión del SVS resultaría clave para diseñar e implementar intervenciones que promuevan la recuperación de los médicos afectados.

En un trabajo publicado en la revista Quality & safety in health care [5], se identificaron seis etapas que delinean la historia natural de este fenómeno: (1) caos y respuesta a accidentes, (2) reflexiones intrusivas, (3) restaurar la integridad personal, (4) soportar la inquisición, (5) obtener primeros auxilios emocionales y (6) disposición final.

Las tres primeras ocurren justo después del evento adverso y pueden experimentarse de manera simultánea. En tanto, la última se divide en abandonar (dejan su trabajo), sobrevivir (permanecen en su empleo, pero el episodio continúa generando síntomas) y prosperar (se adopta una mentalidad de crecimiento convirtiendo la experiencia negativa, en una que mejore los procesos).

Una de las estrategias propuestas para enfrentar y revertir las consecuencias de este síndrome, es la implementación de programas diseñados para gestionar el trastorno por estrés postraumático (TEPT).

Frente a un escenario adverso, es fundamental adquirir las herramientas necesarias para recuperarse. Contar con una sólida red de apoyo, basada en la comprensión, confianza y respaldo de compañeros y colegas, es el primer paso para evitar secuelas a largo plazo.

Referencias
[1] Wu A. W. (2000). Medical error: the second victim. The Western journal of medicine, 172(6), 358–359.
[2] Denham, C. R. (2007). TRUST. Journal of Patient Safety, 3(2), 107–119.
[3] Torijano-Casalengua, M. L., Astier-Peña, P., & Mira-Solves, J. J. (2016). The impact of adverse events on health primary care professionals and institutions. Atencion primaria, 48(3), 143-146.
[4] Chong, R. I. H., Yaow, C. Y. L., Chong, N. Z., Yap, N. L. X., Hong, A. S. Y., Ng, Q. X., & Tan, H. K. (2024). Scoping review of the second victim syndrome among surgeons: Understanding the impact, responses, and support systems. American journal of surgery, 229, 5–14.
[5] Scott, S. D., Hirschinger, L. E., Cox, K. R., McCoig, M., Brandt, J., & Hall, L. W. (2009). The natural history of recovery for the healthcare provider "second victim" after adverse patient events. Quality & safety in health care, 18(5), 325–330.

Por Óscar Ferrari Gutiérrez

Mundo Médico

Destacado Agenda de Eventos

Workshop Urgencias Psiquiátricas Sanatorio Adventista

28 Junio 2024

La doctora Lourdes Ponce compartirá su visión sobre este interesante tema.

...

Destacado Galería Multimedia

Primera Jornada Latinoamericana de Pie Diabético

20 Marzo 2024

El encuentro científico se realizó en Encarnación con participación de destacados especialistas nacionales y extranjeros, quienes ofr...

Congreso ALACCSA-R 2024

19 Marzo 2024

Más de 1000 especialistas de distintos países de América Latina se reunieron en Santiago de Chile para revisar las tendencias y nuevos...