https://www.savalnet.com.py/mundo-medico/reportajes/del-fallo-a-la-excelencia-diagnostica.html
15 Julio 2019

Del fallo a la excelencia diagnóstica

Investigación norteamericana identifica tres áreas donde los errores diagnósticos son más comunes, información que tendría un gran potencial para diseñar estrategias y planes de trabajo que reduzcan al mínimo los yerros en la práctica clínica.

Los problemas vasculares, infecciones y el cáncer constituyen, de acuerdo a un reciente estudio, las áreas donde se producen la mayor cantidad de dificultades diagnósticas, ya sea por falta de detección, retraso o escasa precisión (doi: 10.1515/dx-2019-0019). En su conjunto representan cerca de las tres cuartas partes de los daños graves, discapacidad o muerte, que puede sufrir un paciente por el fallo de los criterios o procedimientos clínicos para advertir y categorizar su enfermedad.

El trabajo fue realizado por el Instituto Armstrong para la Seguridad y Calidad del Paciente (Estados Unidos), una organización creada por la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins y cuyo propósito es eliminar el daño prevenible a los pacientes y lograr una óptima rehabilitación al menor costo posible, difundiendo luego las claves para alcanzar este complejo objetivo.

Los investigadores descubrieron que los yerros diagnósticos son los errores médicos más comunes, catastróficos y costosos. Según el análisis, las equivocaciones que causan muerte o discapacidad permanente, se asocian con cánceres mal diagnosticados (37,8%), eventos vasculares (22,8%) e infecciones (13,5%), constituyendo tres grandes áreas que, a su vez, incluyen 15 condiciones específicas. Las más relevantes, describieron los autores, son el cáncer de pulmón, accidente cerebrovascular y sepsis. En la lista también figuran el infarto agudo de miocardio, tromboembolismo venoso, aneurismas y disección aórtica y tromboembolismo arterial. Dentro de las complicaciones infecciosas se cuentan la meningitis y encefalitis, infección espinal, neumonía y endocarditis. Cierran el listado otros padecimientos oncológicos como el cáncer de mama, colorrectal, de próstata y piel.

Los hallazgos del equipo, publicados en la revista Diagnosis, se basaron en un repositorio de 11.592 reclamos de seguros médicos, presentados entre 2006 y 2015 en Estados Unidos, documentados en el Sistema Nacional de Evaluación Comparativa, el cual es utilizado con frecuencia como fuente de proyectos de investigación sobre la seguridad del paciente.

Para evitar sesgos, se analizaron estudios publicados anteriormente ocupando datos de no reclamaciones de diversos entornos de atención clínica. Los resultados fueron virtualmente los mismos, repitiéndose las tres grandes áreas, pero estadísticamente encabezadas por los eventos vasculares.

“Sabemos que los errores se producen en todas las áreas de la medicina. Hay más de diez mil enfermedades, cada una de las cuales puede manifestarse con una variedad de síntomas, por lo que puede ser desalentador pensar cómo comenzar a abordar los problemas de diagnóstico”, comenta David Newman-Toker, director del Instituto Armstrong para la Seguridad y Calidad del Paciente y académico del Departamento de Neurología de la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins.

El estudio agrupó todas las condiciones de salud presentadas en los reclamos, de acuerdo con un sistema de clasificación epidemiológica estándar creado por la Agencia para la Investigación y Calidad de la Atención Médica. Posteriormente, con la ayuda de un software, se identificaron las 15 condiciones específicas más habituales.

“Nuestros hallazgos sugieren que los daños más graves pueden atribuirse a un número sorprendentemente pequeño de condiciones. Hay docenas de códigos de diagnóstico diferentes que representan accidentes cerebrovasculares, infarto agudo de miocardio y algunas otras afecciones. Analizar estos códigos para identificar los daños más comunes del error de diagnóstico no se había hecho antes”, explica el doctor Newman-Toker.

También se encontró que el 71,2% de los fallos ocurrieron en entornos ambulatorios, información que a juicio de los autores constituye una hoja de ruta que establece no solo los problemas que deben ser abordados, sino que además por dónde empezar a trabajar.

“La solución no será fácil ni rápida, pero esto nos da un punto de partida y refuerza la esperanza de que todo esto es reparable si diseñamos una estrategia adecuada. El diagnóstico certero representa un imperativo moral, profesional y de salud pública, por lo tanto, debemos atender el llamado que en este sentido nos hizo en 2015 la Academia Nacional de Medicina (Estados Unidos) para concretar mejoras durante la próxima década”, enfatiza el neurólogo.

Tras los datos reunidos, los científicos plantean que los sistemas de atención deben hacer más esfuerzos para respaldar la toma de decisiones diagnósticas, como la implementación y renovación de herramientas tecnológicas, el aumento del acceso inmediato a especialistas, fortalecer el trabajo en equipo, motivar la participación del paciente en el proceso diagnóstico, mejorar las habilidades profesionales mediante técnicas de simulación, incrementar el conocimiento en genómica y realizar más estudios en esta materia.

Por Óscar Ferrari Gutiérrez

Mundo Médico

Destacado Agenda de Eventos

VIII Congreso internacional de la Asociación Paraguaya de Psiquiatras

10 Octubre 2019

Especialistas en el área de la salud mental se reunirán bajo el lema "Lo vigente y lo innovador en respuesta a nuevos desafíos".

...

Destacado Galería Multimedia

Glaucoma y catarata

26 Agosto 2019

Bajo la organización de la Sociedad Paraguaya de Oftalmología, se realizó en Asunción el I Simposio internacional de glaucoma y catar...

Infectología de alto estándar

18 Julio 2019

Promover el desarrollo de la especialidad, estimular la educación continua y estrechar lazos profesionales, son parte de los objetivos d...