https://www.savalnet.com.py/mundo-medico/reportajes/del-dolor-a-la-patologia-neurodegenerativa.html
23 Septiembre 2019

Del dolor a la patología neurodegenerativa

Científicos canadienses encontraron un vínculo entre la migraña y la enfermedad de Alzheimer, lo que permitiría el diseño de nuevas estrategias preventivas.

La migraña es un dolor recidivante, pulsátil e intenso que, por lo general, afecta a un lado del cráneo, aunque en ocasiones también se manifiesta en ambos. Su aparición es repentina y suele estar precedida de sintomatología visual, neurológica o gastrointestinal. 

Las crisis pueden durar entre cuatro y 72 horas, convirtiéndose en uno de los motivos de consulta más comunes en la atención primaria. Cuando los episodios dejan de ser aislados (dos veces al mes como máximo), se da inicio a un abordaje farmacológico que se extiende entre tres a seis meses, sin embargo, si el paciente no responde al tratamiento, se automedica o existe poca adherencia terapéutica, los eventos tienden a ser reiterativos. Si se repiten más de 15 veces al mes, adquiere una condición crónica y se transforma, a juicio de la Organización Mundial de la Salud, en una enfermedad altamente invalidante. 

“La migraña tiene una incidencia que fluctúa mundialmente entre el 12% y 15% de la población. Ahora bien, en grupos específicos, como mujeres entre los 20 y 40 años, se reportan frecuencias que bordean el 35% y hasta 40%. Es una patología que vulnera de forma severa la calidad de vida de las personas, produce discapacidad y genera altas tasas de ausentismo escolar y laboral”, comenta el doctor Álex Espinoza Giacomozzi, miembro de la Asociación Latinoamericana de Cefalea y la Sociedad Internacional de Dolor de Cabeza.

Afecta principalmente a las mujeres (18%) en comparación a los hombres (6%), manifestándose debido a una predisposición genética, que deja al cerebro expuesto a estímulos o factores precipitantes como el estrés, insomnio, trastornos de la menstruación o la ingesta de determinados alimentos.

“Lamentablemente este cuadro, ya sea por el mismo paciente, el entorno, las instituciones e incluso el equipo médico, es muy subvalorado y no se le presta la atención que corresponde. Dentro de las patologías no secuelantes, es una de las que más repercute negativamente en el gasto público, como servicios de urgencia, administración de fármacos, toma de exámenes y licencias médicas. Junto con ser subvalorada, es subdiagnosticada y subtratada”.

Previamente, las migrañas se han relacionado con una mayor probabilidad de sufrir accidentes cerebrovasculares, infarto agudo de miocardio y trastornos mentales. Por si todo lo anterior fuera poco, según un estudio publicado en el International Journal of Geriatric Psychiatry (DOI: org/10.1002/gps.5180) incrementaría el riesgo de padecer enfermedad de Alzheimer.

De acuerdo al trabajo, realizado por científicos de las universidades de Waterloo y Manitoba, ambas de Canadá, las personas que sufren migraña tienen tres y cuatro veces más probabilidades de ser diagnosticadas con demencia y alzhéimer, respectivamente.

En la década de los 90 y durante cinco años, fueron evaluados 679 adultos mayores. “Encontramos que el 24% de los participantes con enfermedad de Alzheimer y solo el 10% de aquellos sin demencia tenían antecedentes de migrañas”, detalla Suzanne Tyas, investigadora principal, y docente asociada en la Escuela de Salud Pública y Sistemas de Salud de la Universidad de Waterloo.

“La migraña fue autoinformada, pero los sujetos del estudio se sometieron a controles exhaustivos para la demencia. Si bien indagaciones anteriores sobre la relación entre migrañas y demencia han arrojado resultados mixtos, esta exploración fue diferente porque siguió una muestra de participantes de la comunidad a lo largo del tiempo, en lugar de centrarse en pacientes que buscan puntualmente tratamiento para la migraña, lo que los hace perder representatividad de la población general”.

Comprender a cabalidad los factores de riesgo de la enfermedad de Alzheimer podría ayudar a los médicos a identificar a los pacientes que necesitan más monitoreo cognitivo, además de prestar mayor atención a otros problemas de salud conducentes a esta patología. “No sabía cómo la migraña y el alzhéimer podrían estar relacionados, sin embargo, veo que pueden compartir causas subyacentes”.

Por su parte, el doctor Stephen Silberstein, director del Jefferson Headache Center (Estados Unidos), valoró los alcances del estudio: “solíamos pensar que la migraña era una alteración de los vasos sanguíneos, ahora, creemos que es un trastorno de hipersensibilidad del sistema nervioso central”.

Si bien es necesario seguir profundizando en la materia, las conclusiones de la investigación ayudarían a diseñar nuevas estrategias preventivas para la demencia.

Por Óscar Ferrari Gutiérrez

Mundo Médico

Destacado Agenda de Eventos

XVII Congreso de la Sociedad Latinoamericana de Hipertensión Arterial

30 Octubre 2019

En paralelo a este encuentro se realizará el VI Congreso de la Sociedad Centroamericana de HTA y Prevención Cardiovascular (SCCH) y el...

Destacado Galería Multimedia

Jornada internacional de medicina familiar

04 Septiembre 2019

En Carmelitas Center se realizó la undécima versión de este encuentro científico, organizado por la Sociedad Paraguaya de Medicina Fa...

Puesta al día en infectología

30 Agosto 2019

Los doctores Pamela López y Alfredo Arriola expusieron en la 4ª reunión científica de 2019 de la Sociedad Paraguaya de Infectología....