SAVALnet PY

https://www.savalnet.com.py/mundo-medico/reportajes/amnesia-inmunologica-por-sarampion.html
16 Diciembre 2019

Amnesia inmunológica por sarampión

La evidencia ha demostrado los efectos altamente inmunosupresores de la infección por este virus y la importancia de aumentar la cobertura vacunal para contrarrestarla.

El sarampión es una enfermedad infecciosa exantémica muy contagiosa producida por un paramixovirus del género morbillivirus que afecta –sobre todo– a los niños y que se transmite por secreciones procedentes de la nariz, boca y faringe. Se trata de la primera causa de muerte infantil y, además, puede ocasionar complicaciones graves como ceguera, encefalitis, diarrea intensa y neumonía en infantes malnutridos y pacientes inmunodeprimidos. 

Fue introducida en América recién en el siglo XVII por los colonizadores europeos, provocando miles de muertos entre los nativos. Sin embargo, se cree que ya afectaba a la especie humana desde hacía más de 5.000 años (DOI: 10.1093/oxfordjournals.bmb.a070685). 

Recién en 1954 los bacteriólogos estadounidenses John Franklin Enders y Thomas Peebles lograron aislar el virus en sangre y secreciones, mediante la inoculación en cultivos celulares humanos y de simios de muestras que tomaron a varios estudiantes enfermos durante una epidemia ocurrida en Boston. La primera cepa, denominada Edmonston, fue subcultivada en diferentes tipos de líneas celulares para la preparación de una primera vacuna experimental, que luego de una serie de modificaciones y mejoras en 1963 permitió cambiar el curso de la patología, al ser autorizada para su administración masiva en Estados Unidos. 

Esta inmunización se combinó, a partir de 1971, con la de la parotiditis y, en 1979, se asociaron las cepas contra la rubéola, formulándose la famosa “triple vírica”, conocida también como SPS y SRP, la cual se administra a niños de aproximadamente un año, con un refuerzo antes de comenzar la etapa escolar. Desde su introducción, más de 500 millones de dosis se han administrado en el mundo. Sin embargo, el sarampión sigue siendo endémico en gran parte de él, afectando a cerca de 7 millones de personas y causando más de 100 mil muertes al año.

Desde 2018 el número de casos mundiales ha aumentado en casi un 300%, como resultado de una reducción en la inoculación. Mientras que la Organización Mundial de la Salud recomienda que la cobertura con dos dosis sea del 95%, se estima que solo el 86% de los niños recibió la primera dosis y menos del 70% la segunda ese año.

El resurgimiento de esta patología subraya la importancia de comprender todas las consecuencias de la multiplicación de agentes patógenos y estimar con precisión el valor de la vacuna. Durante la última década, se ha acumulado evidencia respecto a que esta protege de dos maneras: previniendo el contagio del sarampión mismo y cuidando indirectamente al organismo de otras infecciones a largo plazo.

Lo anterior se debe a que la vacuna evita una condición, conocida como “amnesia inmunológica”, la que aparenta borrar la memoria del sistema inmunológico. Según esta hipótesis, el virus, al infectar las células de defensa, causa una supresión inmunológica, volviendo al organismo susceptible a otras enfermedades.

Para llegar a esta conclusión un equipo de investigadores de la Escuela de Medicina de Harvard, el Hospital Brigham and Women's y la Escuela de Salud Pública de Harvard TH Chan en Estados Unidos, encabezado por el inmunólogo Michael Mina, eligió una conocida cohorte de niños de una comunidad protestante ortodoxa en los Países Bajos, cuyos padres habían optado por no recibir todas las vacunas para sus hijos por razones religiosas.

Tomaron muestras de sangre a 77 niños antes y después de un brote de sarampión ocurrido en 2013. Además, recolectaron muestras de 33 niños antes y después de ser vacunados, por primera vez, con la SPS. A partir de ahí analizaron sus anticuerpos con VirScan, una prueba que detecta y mide la fuerza y cantidad de anticuerpos antivirales y antibacterianos que resultan de exposiciones actuales o pasadas a estos patógenos, dando una visión general del sistema inmune.

Los investigadores encontraron que este paramixovirus eliminó entre 11% a 73% de los diferentes anticuerpos que protegen contra cepas virales y bacterianas a las que una persona era previamente inmune –incluyendo neumonía, influenza e infecciones de la piel– y que esta supresión inmunológica puede durar por años(DOI: 10.1126/science.aay6485).

El doctor Mina explicó que “el escudo de anticuerpos disminuido significa que después de un caso de sarampión, los niños no inoculados se vuelven vulnerables nuevamente a los virus a los que habían estado expuestos en el pasado. Por ejemplo, si había contraído paperas antes, podría volver a ser susceptible a ellas. Es como tomar el sistema inmunológico de alguien y rebobinar el tiempo, poniéndolo en un estado más frágil, comprometiendo su capacidad para idear formas de combatir nuevos agentes”.

Para reconfirmar este hallazgo, los científicos también probaron su tesis con macacos. Los desafiaron con el virus y, posteriormente, monitorearon sus niveles de anticuerpos durante cinco meses; en este caso perdieron entre el 40% a 60%. “Esto sugiere que el virus destruye las células plasmáticas de larga vida en la médula ósea, que pueden producir anticuerpos específicos contra los patógenos durante décadas”.

La única forma de evitar que el sarampión borre la memoria inmunológica es “previniendo los casos mediante la vacunación. De hecho, después de que un niño contrae la patología, deberíamos considerar reinocular contra todos los patógenos comunes para evitar esta vulnerabilidad inmunológica”. 

Este es el primer estudio que mide el daño al sistema inmunológico causado por el virus. “Es la mejor evidencia –hasta ahora– de que la amnesia inmunitaria existe”. Hasta qué punto esta disposición aumenta la enfermedad y las muertes por otras infecciones aún no está del todo claro. Pero los resultados preliminares son otra buena razón para inmunizar y aumentar la cobertura antisarampión que es más beneficiosa de lo que se sabía y que, en los últimos 18 años, por sí sola ha salvado más de 23 millones de vidas en todo el mundo.

Cabe mencionar que simultáneamente se publicó en la revista Science Immunology una investigación desarrollada por un equipo multidisciplinario de Europa y Asia que llegó a conclusiones complementarias a esta, al medir los cambios en las células B causados por el virus del sarampión (DOI: 10.1126/sciimmunol.aay6125), lo que demuestra un creciente interés, por parte de la investigación clínica, por descifrar los mecanismos celulares subyacentes a la amnesia inmunitaria. 

Por Carolina Faraldo Portus

Mundo Médico

Destacado Agenda de Eventos

6º Congreso paraguayo de reumatología

25 Marzo 2020

Encuentro se realizará bajo el lema "Atención primaria en salud, un compromiso de todos". En paralelo se programó la 5ª Jornada de re...

Destacado Galería Multimedia

Jornada internacional de medicina familiar

04 Septiembre 2019

En Carmelitas Center se realizó la undécima versión de este encuentro científico, organizado por la Sociedad Paraguaya de Medicina Fa...

Puesta al día en infectología

30 Agosto 2019

Los doctores Pamela López y Alfredo Arriola expusieron en la 4ª reunión científica de 2019 de la Sociedad Paraguaya de Infectología....