SAVALnet PY

https://www.savalnet.com.py/mundo-medico/entrevistas/es-posible-detener-la-baja-visual-con-un-tratamiento-temprano.html
22 Enero 2018

Dra. María Cristina Romero:

“Es posible detener la baja visual con un tratamiento temprano”

Existe una gran frecuencia y prevalencia de lesiones, patologías y trastornos que afectan la función visual, generando frecuentemente, déficit y deterioro permanente y discapacidad visual. 

Las últimas investigaciones indican que el número de personas que padecen ceguera evitable va en aumento. Los costos que suponen la educación, la rehabilitación y la pérdida de productividad por causa de la ceguera tienen importantes repercusiones en las personas, las familias, las comunidades y las naciones, en particular en las zonas más pobres del mundo.

La Organización Mundial de la Salud señala que se podrían evitar o curar un 80% de las discapacidades visuales. Asimismo, indica que cada cinco segundos una persona queda ciega y cada un minuto un niño pierde la visión. Aproximadamente 45 millones de personas en el mundo son ciegas y se estima que entre uno a dos millones de personas quedan ciegas cada año.

Las causas más frecuentes de la baja visual son diabetes mellitus tipo 2, la hipertensión arterial, las enfermedades neurológicas como la esclerosis múltiple y la neuromielitis óptica, inflamaciones orbitarias inespecíficas, tumores orbitarios e intracraneales que comprimen al nervio óptico en su trayecto.

Para la doctora María Cristina Romero, la buena calidad en la atención ocular y por sobre todo el diagnóstico temprano y por sobre todo una rápida aplicación del tratamiento podría mejorar enormemente las expectativas visuales.

- Doctora, ¿qué es la baja visual brusca y lentamente progresiva?

La baja visual brusca es aquella que inicia con visión borrosa o pérdida completa de la visión en un lapso de tiempo relativamente corto, en uno u ambos ojos, que puede o no acompañarse de otros síntomas oftalmológicos, como dolor al mover los ojos, pérdida completa de la capacidad de discriminar colores o dificultad para mover los ojos.

Por otra parte, la baja visual lentamente progresiva es aquella en la que la pérdida de visión se produce a lo largo de un tiempo, uni o bilateral; inicialmente se presenta como visión borrosa que puede avanzar hasta la pérdida total de la visión.

- ¿La baja visual brusca y lentamente progresiva puede aparecer como una entidad aislada o asociarse a otras patologías oculares o sistémicas?

Ambas entidades pueden ser el inicio de alguna patología sistémica o local (orbitaria), por lo que deben ser tomadas en cuenta desde su inicio.

- Y respecto a la incidencia…

Ambas presentan una incidencia importante dentro de la consulta oftalmológica general, por lo que una consulta a tiempo siempre será positiva para evitar complicaciones irreversibles

- Pueden conducir a ceguera total…

Así mismo, pueden producir ceguera completa uni o bilateral, irreversible o parcialmente reversible.

- ¿Cuáles son las causas de la baja visual brusca y lentamente progresiva?

Para la brusca, las causas más frecuentes son las neuritis ópticas anteriores o retrobulbares, asociadas a patologías sistémicas vascularmente agresivas como la diabetes mellitus, hipertensión arterial, dislipidemias, que producen infarto en la cabeza del nervio óptico; así como la asociación con enfermedades neurológicas como la esclerosis múltiple e incluso enfermedades infecciosas y post vacunales.

La baja visual lentamente progresiva puede estar relacionada a patologías oculares como cataratas seniles y secundarias, las más frecuentes, glaucomas primarios y secundarios sin síntomas agudos, uveítis infecciosas crónicas como la toxoplasmosis; y a nivel orbitario, desde una inflamación orbitaria inespecífica hasta lesiones vasculares y tumorales que comprimen el nervio óptico en su porción orbitaria, canalicular e intracraneal. 

- ¿Podrían estar relacionadas a causas hereditarias? 

Efectivamente, existen patologías hereditarias, nombraré a 3 de ellas, como la neuropatía óptica hereditaria de Leber (Lhon) que es una forma hereditaria de pérdida de visión. Aunque esta afección generalmente comienza en la adolescencia o en los veinte años de una persona, pueden aparecer casos raros en la primera infancia o más tarde en la adultez. Los varones se ven afectados mucho más a menudo que las mujeres.

La borrosidad y la opacidad de la visión son generalmente los primeros síntomas del Lhon. Estos problemas de visión pueden comenzar en un ojo o simultáneamente en ambos ojos; si la pérdida de la visión comienza en un ojo, el otro ojo generalmente se ve afectado en varias semanas o meses. Con el tiempo, la visión en ambos ojos empeora con una pérdida grave de nitidez (agudeza visual) y visión del color. 

Esta afección afecta principalmente a la visión central, que es necesaria para tareas detalladas, como leer, conducir y reconocer rostros. La pérdida de visión es el resultado de la muerte de las células del nervio que transmite información visual de los ojos al cerebro. Aunque la visión central mejora gradualmente en un pequeño porcentaje de casos, en la mayoría de los casos la pérdida de visión es profunda y permanente. 

La Amaurosis Congénita de Leber, que es una enfermedad degenerativa que ocasiona una pérdida severa de la visión. Se cree que esta enfermedad es ocasionada por el desarrollo anormal o por la degeneración de los fotorreceptores de la retina. Las distrofias de conos y conos-bastones son un gran grupo de enfermedades causadas por un grupo diverso de genes defectuosos, autosómico dominante, autosómico recesivo y ligado al X.

Las dificultades visuales de personas con distrofias de conos y de conos-bastones suelen comenzar entre la segunda y la cuarta década de vida. Inicialmente se afecta la visión central dando lugar a problemas de lectura, de reconocimiento facial y de visión de colores. Más tarde suelen verse también afectadas la visión nocturna y la periférica

- Entonces, cómo evolucionan…

Ambas podrían evolucionar hacia la pérdida completa de la visión, pero normalmente la visión se recupera casi en su totalidad si se realiza una consulta y tratamiento oportuno.

- Y respecto a la velocidad de progresión…

Dependiendo de la patología asociada a la baja visual, la progresión está relacionada a cuan oportuna sea la intervención médica.

- ¿Cuál es el tratamiento?

En la baja visual, dependiendo de la patología, el control glicémico estricto, de la tensión arterial, tratamiento pertinente con corticoides de las neuritis ópticas de diferentes etiologías, mejora notablemente el tiempo de recuperación visual y disminuye la baja visual permanente.

- ¿Es posible detener el progreso de la baja visual brusca y lentamente progresiva?

Es posible, con una consulta propicia y un tratamiento temprano, podríamos mejorar las expectativas visuales.

- Se sabe que existen enfermedades asociadas…

Las más frecuentes son: la diabetes mellitus tipo 2, la hipertensión arterial, las enfermedades neurológicas como la esclerosis múltiple y la neuromielitis óptica, inflamaciones orbitarias inespecíficas, tumores orbitarios e intracraneales que comprimen al nervio óptico en su trayecto.

- ¿Cuáles son las principales líneas de investigación en el tratamiento de la baja visual brusca y lentamente progresiva?

Principalmente para las que tienen etiología hereditaria, las líneas de investigación tienen corrientes guiadas hacia la terapia génica, lo más nuevo actualmente es Luxturna, un tratamiento de una sola vez, corrige una mutación genética que puede conducir a la ceguera en los pacientes con distrofia retinina en un gen específico. Pero es específico para este tipo de patologías, y de altísimo costo; pero esta línea de investigación da expectativas sobre otras patologías con manifestaciones en la visión.

- ¿Por qué son importantes los controles visuales periódicos?

En ellos podemos diagnosticar incluso bajas visuales no percibidas por los pacientes en su estado inicial.

- ¿Qué debe hacerse ante cualquier síntoma de alteración visual?

Ante cualquier alteración visual de uno u ambos ojos, debe acudir inmediatamente a la consulta oftalmológica, en caso de que sea brusca; y de forma oportuna, en caso de que sea lentamente progresiva.

- ¿Cuáles son las reacciones más frecuentes tras confirmarse un diagnóstico?

Tras la confirmación del diagnostico, la mayoría de los pacientes siente tranquilidad, ya que, tras encontrar la causa al padecimiento, ya sea metabólico, infeccioso o autoinmune, el tratamiento se realiza directamente contra ella y los resultados son mejores.

Mundo Médico

Destacado Agenda de Eventos

XXVIII Congreso interamericano de cardiología

09 Junio 2021

En este congreso hemos apostado todo y está representado por cada consejo de las especialidades cardiovasculares en diferentes mesas cie...

Destacado Galería Multimedia

Congreso interamericano de prevención cardiovascular

20 Noviembre 2020

El encuentro virtual organizado por las Sociedades Interamericana de Cardiología (SIAC) y Ecuatoriana de Cardiología Núcleo Pichincha ...

III Curso de cirugía endoscópica

22 Septiembre 2020

El Departamento de Cirugía Endoscópica de la Sociedad de Cirujanos está organizando su tercer curso internacional de la especialidad, ...